Revista|25 abr 2011, 12:00 AM|1|POR Simón Guerrero

Festival de las Aves Endémicas del Caribe: llamado a la juventud

Ave endémica
SANTO DOMINGO. Comenzó el viernes santo el Décimo Festival de las Aves Endémicas del Caribe, coordinado, como cada año, por la Sociedad para la Conservación y el Estudio de las Aves del Caribe (SCSCB), la más grande organización conservacionista de la región, cuyo objetivo es la conservación de la vida silvestre en el Caribe isleño.

El festival se celebra del 22 de abril (Día Mundial de la Tierra) al 22 de mayo (Día internacional de la Biodiversidad). Se escoge este período por ser la época de mayor actividad reproductiva entre las aves endémicas de la zona. El tema de este año "Vamos al monte a ver aves" es una exhortación a los caribeños a que regresen a la naturaleza y redescubran los tesoros de nuestra variada y única avifauna endémica. Este exitoso programa, que atrae a más de 80,000 personas cada año, pretende motivar a la juventud caribeña para que tome conciencia del interés mundial que hay en la conservación de las aves exclusivas de nuestra región, así como de su inmensa significación cultural. Unos 20 países participarán en el festival de este año.

En el Caribe insular un 72% de las cerca de 208 aves residentes son endémicas de la zona, algo que no ocurre en ninguna otra región del mundo. Lisa Sorenson, presidenta de la SCSCB, exhorta a la juventud caribeña a valorar la extraordinaria singularidad de la avifauna de nuestras islas.

Según la Unión Nacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y BirdLife International, el Caribe es una de las regiones más ricas del planeta por la exclusividad de sus especies autóctonas. En la República Dominicana hay 31 especies de aves endémicas, un número mucho mayor que las que existen en países mucho más extensos como Canadá, que es 206 veces más grande que la RD (casi 10 millones de km cuadrados) y sólo cuenta con tres (3) aves endémicas.

Cuenta un ornitólogo cubano que durante la Segunda Guerra Mundial, un soldado de EUA recuperó su libertad gracias a un ave endémica. Estaba confinado en una isla japonesa y sus cartas a la familia eran censuradas. Pero como tanto su padre como él eran observadores de aves, en una de las cartas le comentaba que estaba muy triste y que su único consuelo era un pajarito que lo visitaba cada mañana. La descripción de ese pajarito, que sólo existía en esa isla, permitió ubicarla y rescatar al prisionero.

Lamentablemente, dice la Dra. Sorenson, este acontecimiento extraordinario es ignorado por toda una generación de caribeños que viven al margen de sus tesoros naturales, pues se trata de tesoros ocultos que han sido olvidados o poco apreciados, a pesar de que están a plena vista. Por esta razón, muchas especies corren peligro de extinguirse debido a la pérdida de hábitats, uso excesivo de pesticidas, cacería ilegal y saqueos de nidos para el mercado de mascotas.

El Ministerio de Medio Ambiente celebrará el Festival acogiéndose al tema del mismo, pero incluyendo otras actividades como siembra de plantas de las que producen alimento para las aves, especialmente en las áreas recién restauradas, de manera que las consecuencias del Festival persistan después del 22 de mayo y al final se pueda mostrar algo más que un reporte escrito. guerrero.simon@gmail.com
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.