12 de julio

OPINIÓN
| 12 JUL 2013, 12:00 AM

El día levantó como otro cualquiera, pero no era igual.

Amaneció el 12 de julio de 1924, con el país lleno de banderas. Un nuevo gobierno ocuparía la silla constitucional del país, pero otro hecho trascendente ocupaba la atención de todos los dominicanos.

Ese día, señalado para el retorno de la soberanía nacional mancillada durante ocho años de ocupación militar por tropas de los Estados Unidos, sería arriada la bandera de ese país e izada la enseña tricolor en la Torre del Homenaje.

Ahí está la fotografía que recoge el momento. Hombres y mujeres dejaban caer lágrimas de emoción, aunque sabían que esos ocho años de ocupación militar no habían pasado en vano.

Ahora teníamos carreteras y gustos estadounidenses. La población estaba desarmada, y el control del país lo tenía la guardia dejada como regalo envenenado por los "marines", que serviría de catapulta a la feroz dictadura de Rafael Leónidas Trujillo.

Mientras todo el fervor se expresaba en Santo Domingo, en la aldea donde había nacido el presidente electo, una desbordante multitud desvelaba una pequeña tarja en mármol con la siguiente inscripción:

"Que nos inspire DIOS

A amar la PATRIA,

defender la LIBERTAD

y cuidar a la REPÚBLICA DOMINICANA".

Son los mismos ideales que debieran inspirar a los dominicanos de hoy para crear un país del que todos nos sintamos orgullosos.

Un país de hombres y mujeres recios en su patriotismo, respetuosos y responsables.

atejada@diariolibre.com
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿ Es real la unidad del Partido de la Liberación Dominicana?