EN DIRECTO|15 nov 2012, 12:00 AM|2|POR Manuel Matos Moquete

Lo mejor de nosotros

En momentos de desaliento como el que ahora sufrimos en el país y el mundo por razones básicamente económicas que los políticos y los banqueros, principalmente, nos han impuesto, es hora de aferrarnos a nosotros mismos, es hora de que cada uno de nosotros saque a flote lo mejor de sí, a fin de resistir el mal tiempo y superar el clima de destrucción continua al que estamos abocados.

No sé qué es lo mejor de cada uno. Algunos son muy creativos, muy solidarios, muy luchadores, muy pacientes o muy creyentes. No sé, lo importante es sacar provecho a nuestra mejor cualidad, convertirla en una fortaleza, en una fecunda fuente de realización .Eso es: cultivar las propias fortalezas.

Indáguese a sí mismo y colóquese en el centro de sus decisiones. Pregúntese qué es lo mejor que usted sabe hacer y hágalo. Hágalo siempre y no se desvíe un ápice de ese hacer. Y hágalo bien, y cada día mejor. Sea como el buen vino, mientras más viejo mejor.

Pero, atención. No se crea el supermán, creyendo que usted solo va a salvar el mundo. Solo no irá muy lejos. Piense que por más fuerte que usted sea, solo no puede ser muy fuerte. Todavía es una gran verdad: la unión hace la fuerza. Por tanto, únase a otros para hacer lo que le interesa y con quien le interesa. Hay cosas comunes: trabajos, reclamos de derechos, proyectos de vida.

Pero, cuidado. No confíe demasiado en los demás. No deje su suerte en mano de ninguna organización, de ningún grupo. En sus relaciones ármese de un seguro que dispare la alarma tan pronto como los otros quieran utilizarlo y perjudicarlo. Escuche esto bien: nunca participe con nadie en relaciones perjudiciales, dañinas para su persona. Sáquele los pies.

Lo importante, para ser fuerte, es seguir nuestras profundas inclinaciones y creencias. Ser sincero con uno mismo es lo mejor. Ser genuino. No llevarse de las apariencias y las vanas creencias que se difunden cada día.

Ser fuerte es amar a quienes nos aman. Piense que hay pocos que nos aman verdaderamente. A quienes nos aman hay que "sacarle su comida aparte". Aquí no debemos confundirnos: jamás correr detrás de quienes solo quieren algo nuestro, despreciando a quienes lo dan todo por nosotros.

Priorizar es un buen comienzo y un mejor final. Un libro basta en un momento, no una librería. Un pan no una panadería. Un árbol, no un bosque. Una idea, no una ideología. Un valor, no una axiología. Es decir: a la vez un camino y una meta, pero potentes y útiles.

Resistir es el mejor ejercicio para hacerse fuerte, para sacar y potenciar lo mejor de nosotros. Ser fuerte es ser, ante todo, estoico. Resistir a todo cuanto nos desvíe de nosotros mismos, de nuestros propósitos esenciales, de nuestras mejores cualidades, de nuestras propias fortalezas. Y luego, esperar la cosecha, como el buen labriego, deseando que el buen tiempo nos acompañe. matosmoquete@hotmail.com

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.