.
ESPEJO DE PAPEL|17 nov 2012, 12:00 AM|4|POR Homero Figueroa

El poder de la rectificación

Lo peor que puede pasar después de equivocarse es no rectificar. El pueblo lo dice con su gracia llena de conocimiento, el que mete la pata y la saca a tiempo no se equivoca. El Gobierno, ahora sabe, metió la pata muy hondo con la imposición fiscal y no supo sacarla a tiempo. La arrogancia de cinco imposiciones tributarias anteriores provocó el mal juicio. No contaron con aquello de que tanto apretar una tuerca puede correr la rosca. La paciencia se agotó. La exasperación lanzó miles a la protesta y aún las autoridades no usan el poder de la rectificación. hfigueroa@diariolibre.com

AM.|27 ago, 12:00 AM|
La dictadura “empresarial”
Editorial|27 ago, 12:00 AM|
El salario
De buena tinta|27 ago, 12:00 AM|
Que chiste más bueno, Andrés
No respondo...|27 ago, 12:00 AM|
Igual que Balaguer
Global y Variable|27 ago, 12:00 AM|
Respuestas diferentes
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.