.
EN DIRECTO|22 nov 2012, 12:00 AM|1|POR Nelson Espinal Báez/Associate Mit -harvard Public Disputes Program, Universidad De Harvard.

Del Conep al Centro Bono: El Parque Independencia

Hay tres características fundamentales para determinar si la construcción de consenso en políticas públicas ha sido un procedimiento democrático, o un juego de abalorios para enmascarar imposiciones. La primera, la amplia representación en el proceso de concertación de sectores con intereses sociales, políticos y/o económicos divergentes. La segunda, que el proceso no sea por votación. Que no sea la mitad más uno que derrote a la mitad menos uno, sino que se logre la concertación -metodología de construcción de consenso- en base a intereses, necesidades y aspiraciones de las múltiples partes. Y tercero, que "no sea un simple ponernos de acuerdo" como sinónimo de un acto sumiso y estéril, sino un proceso serio de llegar no sólo a consenso, sino a consenso bien informado.

Esto así porque el objetivo de la construcción de consenso en políticas públicas va más allá de llegar a acuerdos: su verdadero objetivo es satisfacer la mayor cantidad de intereses, necesidades, aspiraciones y objetivos de la mayor cantidad personas y grupos de interés. Y con ello, que la sociedad en su conjunto asuma las decisiones y se ocupe de implementarlas. Lográndose así no sólo la legalidad, sino su legitimidad y por ende propiciando la gobernabilidad. Representa un paso superior en la evolución de la democracia. Permite la inclusión de minorías, el equilibrio con las mayorías, procura la participación, pero no cualquier tipo de participación, sino la participación reflexiva de la gente y con ello se procura construir, reclamar y distribuir valor social, político, económico y humano en el juego de la democracia. Ganar, ganar.

Mis vínculos con el Centro Bono datan de muchos años, se inician a través del Padre Jorge Cela, quien junto a Monseñor Francisco José Arnaiz nos apoyaron a crear la Fundación Los Seres Sol, Inc. Es allí donde iniciamos la formación de los primeros Líderes de Paz en barrios del país y ahí seguimos con reuniones de trabajo y formación con los jóvenes y líderes comunitarios. Por mi profesión he sido asesor del sector empresarial nacional y extranjero, igualmente he mediado o asesorado procesos de alta envergadura económica, social y política. Recientemente fui invitado a moderar encuentros ampliados del CONEP para implementar consensos internos en el sector empresarial con respecto a la Reforma Fiscal que se avecinaba. Compartiendo con ellos pude verificar la seriedad de propósito de los empresarios y su compromiso con el desarrollo integral de nuestra nación. De sus propios labios escuché la necesidad de la racionalidad, calidad, equidad y transparencia del gasto público.

Pero cuando el gobierno planteó la propuesta de reforma fiscal, hoy ley promulgada, su estrategia se alejó de las características fundamentales en la construcción de consenso en políticas pública. Primero convocó a Palacio a los congresistas, para asegurar la aprobación de su propuesta, y después se reunió en el CES solo para escuchar su opinión. Es decir, el gobierno no busco concertar acuerdo en el Consejo Económico y Social, sino imponer la reforma vía sus senadores y diputados y así lo hizo.

Los miembros del CES y toda la sociedad dominicana han tomado su alternativa de no acuerdo con el gobierno: de las redes sociales a las calles. El parque Independencia resultó pequeño, ricos, clase media y pobres se congregan por una nueva propuesta de responsabilidad fiscal. La indignación de la gente continuará creciendo. Es espontáneo. Lo vengo diciendo desde hace varios años, la sociedad dominicana está despertando y no lo está haciendo gracias a sus políticos, sino a pesar de ellos. Está caminando delante de sus líderes. Y son los jóvenes -mujeres y hombres- la clave de este proceso.

Si partimos de la idea moderna de que la estrategia es - una ciencia de la elección y de la acción humana, y cómo una persona o institución se relaciona con su entorno - estamos hablando de procesos de influencia y articulación social. El sector empresarial está actuando con estrategia al vincularse a los sectores sociales y auspiciando la inclusión de ellos en la concertación de los grandes temas nacionales. Y los sectores sociales están actuando también con estrategia y mucha inteligencia contextual al abrirse a toda la sociedad y no hacer este proceso una lucha estéril de clases, sino una lucha unida de clases.

Es sencillo, nadie tiene armas para defenderse de sus propias armas. Por eso, contrario a lo que piensan algunos, es al gobierno del Presidente Medina que le conviene volver al Consejo Económico y Social, y en la medida que le quite fuerza y legitimidad a este órgano constitucionalmente avalado más riesgo de ingobernabilidad tendrá nuestra nación. Por mi parte, continuaré participando con las bases de la sociedad y con las cúpulas, uniendo voluntades, afinando estrategias, creando vínculos y proponiendo soluciones incluyentes, democráticas y de desarrollo humano para lograr la construcción de consenso en políticas públicas en nuestro país desde el Centro Bono al CONEP.

AM.|02 oct, 12:00 AM|
¡Qué semana!
Editorial|02 oct, 12:00 AM|
Paro mal pensado
De buena tinta|02 oct, 12:00 AM|
¿Demagogia o excusa congresual?
No respondo...|02 oct, 12:00 AM|
Continuidad en Brasil
Global y Variable|02 oct, 12:00 AM|
Recortes de subsidios
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.