.
ESPEJO DE PAPEL|29 dic 2012, 12:00 AM|POR Homero Figueroa

La teatrocracia

La política, la historia lo confirma, necesita de capacidad histriónica. La habilidad para ejecutar un papel en el escenario público es característica imprescindible de grandes estadistas. El pueblo, para ser conducido, necesita ser cautivado. El político debe también ser actor, pero nunca debe ser sólo un actor político. La sociedad mediática convirtió la política en espectáculo. Lo que era accesorio, ahora es lo fundamental. Vivimos en una teatrocracia. La política como tragedia, drama o comedia. El pueblo aplaude cada acto; y cuando cae el telón, todo queda oscuro. Recuperemos la política bien actuada y abandonemos la buena actuación como política. hfigueroa@diariolibre.com

AM.|03 sep, 12:00 AM|
El elusivo consenso
Editorial|03 sep, 12:00 AM|
Correcta decisión
De buena tinta|03 sep, 12:00 AM|
Una cascarita para Abel...
No respondo...|03 sep, 12:00 AM|
Falsos protagonistas
Global y Variable|03 sep, 12:00 AM|
Escape de subsidios
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.