.
AM.|19 ene 2013, 12:00 AM|2|POR Diario Libre

Las razones

Lance Armstrong había ganado siete veces el Tour de Francia, la carrera ciclística por excelencia. Era el ejemplo de coraje, de valor, de la fuerza, de la entrega.

Lance Armstrong se sentó frente a Oprah Winfrey para "confesar" su pecado. Lo había logrado gracias a un sofisticado método de dopaje. Ante el mundo, es la personificación de la falacia, de la ambición errada, del tramposo.

"Por arrogancia, para ganar siempre", responde el ex ciclista cuando la entrevistadora quiere saber por qué se drogó. Y su respuesta recuerda a la de Bill Clinton cuando se le preguntó por qué se había conducido como lo hizo, en el caso de Mónica Lewinsky: "Porque podía."

"Para servir a mi país", responden los políticos, si se les pregunta por qué se empecinan en los cargos. "Porque no puedo hacer otra cosa" suelen contestar los artistas cuando explican su vocación. "Porque alguien tiene que hacerlo", dijo un voluntario que fue a limpiar el área del desastre de Chernobyl. "Porque quiero ser un ejemplo para la niñez", dicen con una seguridad pasmosa las reinas de belleza. "Porque no quiero que mis hijos piensen mañana que fui un cobarde", contestó un político español que se enfrentó a ETA. "Porque Dios me llamó por este camino", dicen los que toman los hábitos. "Para dar un futuro a mis hijos", suele ser la razón del emigrante cuando deja toda su vida atrás.

Razones válidas, falsas, heroicas, cobardes, limpias, turbias... para grandes, puntuales decisiones. Razones que explican una vida... o que la vuelven inexplicable.

IAizpun@diariolibre.com
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.