.
EN DIRECTO|21 ene 2013, 12:00 AM|2|POR Rafael Núñez

Tinta en el tintero

Lo bien o mal que resulte el abordaje para la solución de equis problema, muy a menudo tiene que ver con el nivel de capacidad gerencial que demuestre quien tiene la responsabilidad de dirigir el proceso.

Desde que publiqué el libro "Figueroa Agosto: El Poder del Narco", el 10 de agosto de 2010, guardé mis percepciones particulares y la experiencia que acumulé debido a la prudencia impuesta por las funciones públicas que desempeñé hasta el 16 de agosto pasado.

La estrategia de captura, sometimiento y judicialización de la red de Figueroa Agosto pudo haber sido más feliz, si en los estamentos responsables de la gerencia, se hubiese tenido capacidad, determinación y la responsabilidad que amerita enfrentar el narcotráfico, no importa quién o quienes estén involucrados.

Delegar en subalternos un tema de tanta trascendencia social, política y judicial, sin tomar en cuenta el impacto de los daños causados a la sociedad dominicana, nunca sale bien. Fallas de dirección fue lo que prolongó la captura del capo más allá de lo debido.

No se debe negar, sin embargo, el manejo acertado, dado por el entonces Fiscal del Distrito Nacional, doctor Alejandro Moscoso Segarra, pues desde mi humilde punto de vista fue lo mejor que pudo ocurrir. No era él, sin embargo, quien tenía que asumir la dirección estratégica del expediente, con la gallardía que lo hizo para someter a los tribunales a quienes directa o indirectamente se involucraron en esa red mafiosa. Una misión tan delicada tiene que asumirse con todas las consecuencias, no importa que en la red estuvieran implicados militares, policías o gente con funciones públicas. Y eso hicieron en la parte de captura el entonces jefe policial, mayor general Guillermo Guzmán Fermín y el actual presidente de la DNCD, mayor general Rolando Rosado Mateo.

Todo lo que está escrito en el libro es a lo que tuve acceso. Ningún dato se ocultó, salvo nuestra actuación en la estrategia de captura, que lo hago porque no agrega nada al proceso, pero evidentemente que la publicación de un acuerdo con las autoridades, hecha por un diario de circulación nacional en la que una de las involucradas revela nombres de oficiales militares y policiales, a quienes señala que habrían recibido pagos para facilitar la operación de la red caribeña más poderosa, es una evidencia de que en todo el proceso hubo lagunas, olvidos y errores.

La gerencia no solo tiene que ver con el dominio profesional del que se trate, que es un elemento, sino que empieza por saber definir el perfil de las personas designadas para la solución de un problema. Segundo, se debe diseñar una estrategia de hacia dónde debe llevar la solución de ese problema; tercero, auscultar las debilidades y fortalezas de las herramientas que se tienen a mano para lograr esos objetivos; cuarto, trazar un plan de acciones conforme a la estrategia y por último, supervisar permanentemente el curso de la estrategia.

La prolongación de la captura en el tiempo, llenó de incertidumbre a la sociedad, que para el año 2009 y siguiente, no tuvo paz con las matanzas llevadas a cabo por Figueroa Agosto desde su escondite, para lo cual utilizaba un grupo de sicarios, que están en la cárcel y se tiene la aprensión de que puedan salir a la calle a cometer las mismas fechorías.

Claro está, como he señalado anteriormente, la buena gerencia no solo implica, en este caso, conocimiento de las herramientas del derecho, sino determinación para cumplir con la misión para la cual se le asigna.

Lo que pueda decir ahora cualquiera de los imputados en el proceso tiene sus bemoles. Si la captura y sometimiento ante los tribunales tuvo sus lagunas desde el principio por la falta de direccionalidad, eso está siendo aprovechado por los acusados para debilitar los argumentos del Ministerio Público, a los fines de conseguir reducir las penas y, en última instancia, obtener su liberad.

¿Qué tribunal puede tomar en firmes las aseveraciones de una de las imputadas, si esa misma persona fue la que valiéndose de una libertad bajo fianza, escapó hacia Puerto Rico?

Las posibles debilidades que presenta el proceso, dos años después de ser apresado Figueroa Agosto, están relacionadas con la incapacidad demostrada para dirigirlo desde el principio hasta el final y, en segundo lugar, a la ausencia de carácter para guiarlo y llevar a los tribunales a todo el que tenga informaciones que aportar.

El caso de la red de Figueroa Agosto es el que mayores evidencias ha arrojado en los últimos años porque las actuaciones de este señor eran planeadas y ejecutadas con todo el descaro del mundo, implicando a generales y quién sabe cuantas personas más, tal como se aduce en el documento firmado por la imputada amante de Junior Cápsula. Figueroa Agosto no fue la excepción de los capos en la trama para corromper autoridades militares y policiales. Recordemos que éste se fugó de la cárcel "El Oso Blanco", de Puerto Rico, valiéndose del soborno a un policía que ejecutó una orden de libertad con la firma falsa de un juez.

La pregunta que se hace toda la sociedad es: ¿sabían quienes se beneficiaron de los recursos que distribuía Figueroa Agosto a qué se dedicaba este señor? Ninguna persona que haya hecho fortuna trabajando es tan espléndido con el dinero como lo fue el capo puertorriqueño. Todo lo revelado, y lo que falta por revelar, apunta a que se dejó mucha tinta en el tintero.

Vaya perla|01 nov, 12:00 AM|
¡Vaya perla!
El Espía|01 nov, 12:00 AM|
El Espía
De buena tinta|01 nov, 12:00 AM|
Si no quieres, ¿cómo te obligo?
En directo|01 nov, 12:00 AM|
Complicidad y migración haitiana
No respondo...|01 nov, 12:00 AM|
Estado de Derecho
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.