.
AM.|15 mar 2013, 12:00 AM|8|POR Diario Libre

¡Hasta dónde llegan!

En el Comité para la Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial (CERD), de las Naciones Unidas, tuvo lugar del 22 al 25 de febrero pasado un diálogo sobre las denuncias de que en nuestro país se violan los derechos de los haitianos.

El relator del caso, el experto Pastor Elías Murillo Martínez, presentó el caso por el Comité y entre las preguntas que formuló a la delegación dominicana, figura esta perla:

"4.- ¿Qué medidas implementa el Estado para evitar que en los medios de comunicación se incite al odio y la violencia en contra de los haitianos y los dominicanos de ascendencia haitiana..."

Es evidente, porque el experto Murillo Martínez no lo puede desconocer, que la pregunta es de mala fe.

El relator del Comité de la ONU no puede desconocer que la Constitución dominicana garantiza la libertad de expresión y que ese mismo texto sustantivo prohíbe todo tipo de discriminación, dos disposiciones que garantizan el respeto a aspectos de la persona humana que son consustanciales con la vida en una sociedad democrática.

El Estado dominicano ha realizado ingentes esfuerzos por mejorar las relaciones con Haití y la suerte de los que emigran. Asimismo, ha sido tan respetuoso de las libertades en nuestro país, que ha permitido acciones irresponsables de organizaciones y personas pagadas con dinero extranjero, y cuyo propósito no es mejorar las condiciones de vida de los haitianos, sino avanzar programas políticos tanto aquí como en el extranjero.

Entendemos la frustración del gobierno nacional.

atejada@diariolibre.com
AM.|26 nov, 12:00 AM|
Música en Jarabacoa
Editorial|26 nov, 12:00 AM|
Asaltos
De buena tinta|26 nov, 12:00 AM|
Opacó hasta al líder histórico...
No respondo...|26 nov, 12:00 AM|
Violencia y crimen
Global y Variable|26 nov, 12:00 AM|
Banco Peravia
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.