.
DE BUENA TINTA|25 jun 2013, 12:00 AM|4|POR Diario Libre

El camino conducía a un barranco

No parece haber arreglo posible en el PRD

El pecado original de los perredeístas es Danilo Medina, pero el pecado capital es Leonel Fernández, del mismo modo que en los últimos años el pecado venial fue Joaquín Balaguer.

Pecadores todos, pues.

Lo de Hipólito con Leonel se venía hablando desde hacía tiempo, pero lo de Miguel con Leonel se le fue alante, y se impuso como verdad absoluta.

Y nunca una verdad absoluta puede echar de lado una verdad relativa.

Cada perredeísta deberá decidir ahora si cree en lo que dice Miguel o en lo que dijo Hipólito, porque de seguro que Leonel no le va a hacer el favor a ninguno de los dos de afirmarlos o desmentirlos.

El juego, por tanto, está empatado, y no hay posibilidad de extra inning, pues lo que está a la vista no necesita espejuelos. Antes era difícil que se juntaran, y lo hicieron en dos ocasiones.

Pero ahora, sin dudas, será imposible, y no hay que afanarse mucho para saber la razón: se temen por la boca. Todo lo dicen, y todo lo niegan, y no dejan nada en el aposento.

Lo que aparentaba ser un camino ya andado, aunque estuviese minado, resultó conducir a un barranco.

¡Qué poco dura la alegría en la casa del pobre!
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.