EN DIRECTO|13 jul 2013, 12:00 AM|POR Venecia Joaquín

El Templo las Américas en La Isabela, ¡Hermosa experiencia!

La bendición de Dios la recibimos en cualquier lugar donde nos encontremos, basta pedirla con fe. Sin embargo, cambiar de escenario con el fin de renovarnos espiritualmente y conseguir indulgencias especiales, es una hermosa experiencia.

El párroco de la Iglesia Inmaculado Corazón de María de esta capital, Rvdo. Juan Bautista Méndez, suele proporcionarle a los feligreses la oportunidad de conocer del país, su historia, ponerse en contacto con la naturaleza, ¡cambiar de ambiente! para refrescar la mente y recibir baños espirituales.

Con ese fin ha organizado peregrinaciones a la Basílica de Higüey, al Santo Cerro en La Vega, al Santo Cristo de Bayaguana, etc. Recientemente, fuimos al Templo las Américas, bautizado como Santuario Jesucristo Evangelizador. Está ubicado en el Municipio de La Isabela en Puerto Plata. Es un lugar de raíces históricas, culturales y religiosas, dignas de conocerse.

Cuando Cristóbal Colón hizo su segundo viaje a América, fundó la primera ciudad del Nuevo Mundo, que fue La Isabela, el 10 de diciembre de 1493. La llamó así, en honor a Isabel la Católica, Reina de España, quien le dio facilidades para sus exploraciones.

En la Isabela, celebró la primera misa del Nuevo Mundo. La ofició Fray Bernardo Boyl, acompañado de 12 sacerdotes, el 6 de enero de 1494. Me imagino la emoción de los asistentes.

En esa ciudad, establecieron el primer Ayuntamiento, el 24 de abril de 1494. De ahí que ese día, fuera escogido para festejarlos. El primer Cabildo de América, lo presidió, Diego Colon, hermano del Almirante.

Hoy, la población de la Isabela, frente al Atlántico, está a dos kilómetros de la ciudad original. La acción demoledora del tiempo arrasó los edificios que allí se construyeron. Quedan los recuerdos, sobretodos religiosos, como el saber que se sembró la semilla de la Evangelización de América, hace 519 años.

Hoy, en el interior del nuevo y sencillo Templo las América, construido con piedra y ladrillos, hay imágenes religiosas muy hermosas, de Jesús y la Virgen, en pinturas y esculturas de gran colorido. Lo rodea un jardín con frondosos árboles y bancos perfectamente colocados, para que el visitante descanse. Anualmente, miles de turistas, visitan esta comunidad.

La dimensión del templo se amplia y adquiere un matiz especial, cuando se efectúan ceremonias religiosas como las que vivimos en la Eucaristía que celebró el Padre Juan. Fue ¡como una lluvia de bendiciones!! Inolvidable. Cada uno fue ungido con óleo sagrado en la frente y palma de las manos, la consagración a Jesús; tuvimos la renovación de nuestro bautismo con agua bendita de manera colectiva, además de la comunión. Fue una experiencia indescriptible, ¡se desbordó el Espíritu Santo! dentro del grupo de alrededor de 300 personas.

Acariciados por la brisa fresca que entraba al templo, por la música y cánticos angelicales en las voces del estupendo coro, unido a las palabras hermosas y significativas del sacerdote, sentí que flotaba. Una increíble paz interior se apoderó de mí. Mire los demás, lucían relajados, transportados. ¡Que experiencia tan maravillosa!, Fue algo mágico.

Luego de comer en el jardín de este lugar, el grupo fue llevado a una de las playas del entorno. Al verla comprendí, que si bien La Isabela hace pensar en la primera ciudad de América y donde se inició la evangelización, la belleza del mar, las olas, las aves al volar, cualquier detalle de la naturaleza, es para evocar la grandeza de Dios al crear el mundo.

Si nos detenemos a analizarlos, encontraremos, que a través de ellos, el Espíritu Santo toca el corazón de cada uno, produciendo íntimo contento.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.