En Directo|22 jul 2013, 12:00 AM|3|POR Rafael Núñez

El verdadero culpable

Aunque su origen es cubano, posee nacionalidad dominicana. En El Cano, Marianao, La Habana, tuvo su nacimiento, y fue en aquel sector que se concibió el 21 de enero de 1939. Ella supo recoger el sentir de libertad y desarrollo de un pueblo, subyugado, perseguido y conculcados sus derechos por la tiranía.

Con una visión nacionalista y democrática, seis meses después se informó en República Dominicana de su existencia. Enarboló la misión de restaurar las libertades en la patria de Juan Pablo Duarte. Con los principios de libertad, pluralidad, participación y sufragio universal para todos los ciudadanos dominicanos se dio a conocer en las más recónditas comunidades del país.

Los campesinos, obreros, estudiantes, militares democráticos, amas de casa, curas, académicos y profesionales se identificaron contra el totalitarismo y a favor de lo que ella pregonó sobre el nacionalismo democrático.

Bajo aquellas banderas se forjó en medio de dificultades para ella y los suyos. Fue capaz de enfrentar las más serias amenazas del dictador. El trujillismo no pudo doblegarla cuando implementó campañas fuera del país para desenmascararlo e identificar al séquito que le servía para llevar a cabo todas sus atrocidades.

Ella fue fundamental en la denuncia internacional contra el régimen opresor. Bajo la dirección de su esposo, participó en la expedición armada de Cayo Confites, en 1947. Su rol indiscutible en contra del sistema político autoritario que se erigió en el país desde 1930 hasta 1961, le llevó a ocupar un espacio en el corazón de todos los dominicanos.

Cuando se produce la invasión armada del 14 y 20 de junio de 1959, el hombre que le ha construido y dado a conocer, fue valeroso al plantear que las condiciones no estaban dadas para la misma y planteó el carácter limitado de ella. De padre catalán, ojos azules y cabeza blanca, ese hombre fue capaz de objetar la propuesta de participación, pura y simple, en ese movimiento.

Decapitado el régimen, llegó a República Dominicana bajo las garantías de respeto a su integridad y la de todos sus hijos, a los fines de integrarse a la vida política pública. Fue fundamental la labor de su esposo , el Profesor, en su tarea didáctica para que los campesinos, obreros y gente simple de República Dominicana conocieran de la política. Esa tarea, llevó a este hombre a ofrecer charlas radiales todas las tardes. De ahí, el dominicano común, oyendo palabras simples, aprendió a distinguir, las clases sociales y quiénes eran los tutumpotes y los hijos de Machepa.

Su compañero y mentor participa por vez primera en las elecciones celebradas en diciembre de 1962, que gana con el favor del sufragio universal y democrático de los dominicanos. Se resiste al golpe de Estado patrocinado desde el exterior con la participación de dominicanos de pensamiento trujillista.

Jugó un papel fundamental en el repudio del golpe de Estado del 25 de septiembre de 1963 y su participación fue heroica en la guerra de abril de 1965, consecuencia del derrocamiento de su compañero.

Activa fue su lucha en los años posteriores a favor de la democracia. Responsables fueron las denuncias hechas por la violación a los derechos humanos contra los suyos, llevadas a cabo contra el régimen que surgió de los comicios organizados por el poder extranjero en 1966, gobierno que se prolongó hasta 1978.

La desviación de objetivos, misión, visión, valores y principios originales, fueron las razones alegadas por su esposo para plantear la ruptura en el año 1973. Desde antes de ese año, se expresaban internamente las diferencias, que culminaron con la separación definitiva. Ella se casó con otro importante líder, de origen negro, elocuente, carismático y con importantes relaciones internacionales.

El dominicano de origen catalán y de ojos azules denunció lo dejado atrás y entabló relación con otra, a la que fue insuflando disciplina, organización, mística y conceptos diferentes respeto de su visión de la política. Los choques fueron continuos con su anterior compañera. La diferencia en la práctica diaria del quehacer partidario, fue notable.

Esa situación, sin embargo, no fue obstáculo para que su antigua pareja se luciera en el plano político, al obtener lo más preciado en ese terreno: el poder.

Los anhelos y las esperanzas generados ante su asunción al control del aparato del Estado, pronto se verían frustrados en las administraciones gubernamentales 1978-1982, 1982-1986 y 2000-2004.

Las transformaciones políticas estructurales que esperaba la sociedad hiciera, no llegaron. De un discurso progresista que tenía ella, pasó a posiciones políticas rezagadas y al coqueteo con prácticas que chocaron con sus principios originales. Su estadía en el poder, aparte de un pésimo desempeño, dejó ver las intrigas internas, que les son propias, las cuales tradujeron a la administración del Estado.

Incapaz de resolver los problemas de su casa, ella busca culpas en terceros con el fin de evadir responsabilidades. No toma en cuenta que lleva pronunciados escotes, provocadores pantalones cortos y una conducta inapropiada que despierta la lujuria y pensamientos lascivos de los varones.

El parecido de esta historia con la realidad política vernácula y aquella donde el hombre culpa al vecino de ser fresco por observar a su provocadora mujer, es pura coincidencia.

AM.|26 nov, 12:00 AM|
Música en Jarabacoa
Editorial|26 nov, 12:00 AM|
Asaltos
De buena tinta|26 nov, 12:00 AM|
Opacó hasta al líder histórico...
No respondo...|26 nov, 12:00 AM|
Violencia y crimen
Global y Variable|26 nov, 12:00 AM|
Banco Peravia
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.