Aceras

OPINIÓN
| 25 MAY 2013, 12:00 AM

Las aceras de la capital ya no son privativas de los peatones. Ante la indiferencia de las autoridades, locales comerciales y centros privados de toda índole hacen uso particular de un área pública.

Restaurantes, gimnasios, centros hospitalarios o de estudios, talleres... consideran que las aceras no son el límite de su negocio, sino el parqueo que la ciudad pone a su disposición.

Lo que en un momento parecía controlable se ha convertido en una invasión generalizada y permitida por las autoridades municipales, convirtiendo a la capital dominicana en una zona agresiva y descontrolada para el peatón.

Al Ayuntamiento le corresponde no expedir licencias y permisos a negocios cuya actividad se sabe que atraerá gran número de vehículos si no se tiene el parqueo suficiente. Zonas verdes y aceras están siendo invadidas ante la mirada indiferente de las autoridades, que toleran la arrabalización de todo tipo de sectores. No es fácil revertir el problema. Pero es su obligación.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿ Es real la unidad del Partido de la Liberación Dominicana?