Los periodistas tenemos muchas salidas profesionales, no todo empieza y acaba en una redacción. Una especialidad muy cotizada es la elaboración de informes para el FMI, BID, OEA, UE, ONU... El truco está en escribir de la manera más solemne posible y decir o no, lo que se quiere o no, asumiendo o no que el lector entiende o no lo que finalmente se publica. O no.

En la nota de prensa de la visita del FMI al país (en la versión web ofrecemos el enlace) se identifican hasta tres niveles de lectura. Pero pasada la nota de prensa por el diccionario FMI-Español se deduce que:

1. El crecimiento económico se ralentiza.

2. Se prevé una fuerte subida de los impuestos para poder cumplir con la deuda.

3. Esa deuda es excesiva y el financiamiento internacional se está complicando.

4. Se aconseja dejar de controlar la tasa del dólar artificialmente. Los dólares seguirán escasos.

6. Subirán los combustibles.

7. Dejen de barajar el pacto eléctrico.

8. La débil institucionalidad y la incertidumbre del sistema tributario afectan las inversiones y la gobernanza.

9. La informalidad y el empleo precario afectan al sistema de seguridad social.

10. “Cuellos de botella” afectan la productividad.

11. El diccionario no pudo traducir “marco macroprudencial”, pedimos excusas.

12. El informe real, el que firma el directorio del FMI, se publicará otro día. O no.

Por lo demás... todo va muy bien. Felicitamos a República Dominicana por su crecimiento de los últimos años. Se despide, afectuosamente, el equipo técnico del FMI.

IAizpun@diariolibre.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese