Cómo recoger la leche derramada

OPINIÓN
| 05 JUN 2013, 12:00 AM

El "tumbe" no parece ser cosa oficial...

El caso del "pasaporte diplomático" dominicano en manos de un libio nacionalizado francés, es una ficción que no encuentra forma de hacerse con la realidad.

Las investigaciones de allá, conjuntamente con las que se hacen aquí, no hallan al general que de acuerdo a su abogado facilitó la operación.

Incluso, la foto que se publicó del documento deja mucho que desear, y por lo menos se sabe que no es auténtico, pues muchos de los elementos de su configuración no coinciden con uno original.

Por ejemplo, el pasaporte envuelto en el negocio es negro, y hace mucho que los pasaportes diplomáticos dominicanos no son de ese color.

La impresión prima facie es de un tumbe que no llegó a darse, y si es verdad que hubo un inicio de trato, también lo es que no se produjo el intercambio.

No se entregaron fondos, pero tampoco la credencial.

El asunto parece resuelto, y demuestra la eficacia de los investigadores dominicanos, pues aunque se mencionaron nombres o se encargó a oficiales, los trámites se hicieron a distancia.

Ahora ¿cómo se convence a la opinión pública dominicana de que no hubo malicia, o un oficial involucrado?
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Se manejaron correctamente los organismos de socorro frente a la tormenta Erika?