Cuidado con los perversos

OPINIÓN
| 11 ABR 2013, 12:00 AM

El accidente de aviación debe ser investigado

La caída de uno de los aviones que hacían piruetas el pasado domingo en los cielos del Malecón debe ser investigada, primero y ante todo, porque no estaba supuesta a ocurrir.

Segundo, porque toda muerte debe ser aclarada como requisito normal en estos tiempos en que la ciencia, y en especial la medicina, tiene tanto desarrollo.

Tercero, porque los medios, en particular los digitales, son muy sensibles y cualquier hecho lo convierten en acontecimiento, con las consabidas sospechas y culpabilidades.

Todas las evidencias apuntan a que fue un accidente, lamentable, si se quiere, pero accidente al fin. Y los accidentes no siempre responden a una lógica y las conjeturas se les van alante a los resultados.

Por ejemplo, se comenta como verdad de a puño que los pilotos no querían volar ese día, como si eso fuera posible en las milicias. La disciplina no se discute, se impone.

El interés ya no es tanto saber qué pasó, sino a cuál de sus superiores se atribuye responsabilidad. Los comisionados, por tanto, deberán ser cautos, pero sobre todo sabios.

No será fácil llenar las expectativas, si, además de curiosidad, hay perversidad de por medio.
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Apoya usted la huelga de los médicos del IDSS?