¿Cuánto nos va a costar?

OPINIÓN
| 13 MAR 2013, 12:00 AM

Las concesiones de obras públicas han tenido gran auge por la imposibilidad de los gobiernos de llenar todas las necesidades de las poblaciones, pero tienen que hacerse de acuerdo a un orden de prioridades y en condiciones que no constituyan una carga para los contribuyentes.

El caso de la carretera a Samaná, concesionada durante la administración del presidente Hipólito Mejía, no llena ninguna de las condiciones, y nadie sabe cuánto le terminará costando al Estado dominicano.

En primer lugar, lo que iba a ser una autopista, terminó siendo una carretera de peligroso trazado, y ahora nos enteramos que, debido a la baja del tráfico, los contribuyentes dominicanos tuvieron que aportar más de mil ochocientos millones de pesos para cubrir ese déficit, en adición al carísimo peaje que pagaron los que transitaron por ella.

Como la concesión es por treinta años, ¿cuánto terminará costando al pueblo dominicano esa carretera? Si ese no es uno de los peores negocios que ha hecho el Estado dominicano, que me lo expliquen.

Si sumamos este caso al de CODACSA, tendremos que concluir que nuestros negociadores son los peores del mundo, y que la falta de planificación y el populismo nos ha llevado a hipotecar los recursos del Estado dominicano en negocios que un simple análisis probaría que no eran necesariamente los mejores para el país.

Si hay un contrato que hay que revisar, es el de la carretera de Samaná.

atejada@diariolibre.com
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Se manejaron correctamente los organismos de socorro frente a la tormenta Erika?