17 FEB 2017, 12:00 AM

Leyes “ideales” que no sirven...

El país está lleno de leyes que no se aplican

Ante una necesidad puntual (como se dice ahora) del país o del gobierno, se prepara un proyecto de ley con asistencia o asesoría de organismos acreditados.

Se conoce, se aprueba y se promulga, y desde que se publica, se convierte en legislación vigente, y se supone tan exacta como un manual de Ikea. Sin embargo, no.

A poco se descubre que su alcance es insuficiente, que no resuelve todos los problemas, y se habla de modificar lo que en su momento se tuvo como perfecto.

La ley de contrataciones, por ejemplo. No es panacea, y como agua en la mano, aunque se cierre el puño, el líquido se escapa. No era el recipiente adecuado y debe prontamente cambiarse la vasija. Que se ocupa de bienes y servicios, pero no de obras ni contrataciones grandes, en las cuales se dan los mayores ilícitos, son las construcciones.

Ahí está Odebrecht como una pared que impide que la transparencia sea luz en el camino. Y se impone buscar plantas, que ojalá no sean las de Punta Catalina.

¿Culpa de quién, de España o del tiempo?

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese