El caso Narcisazo

OPINIÓN |
13 JUL 2013, 12:00 AM

La desaparición de Narcisazo es un símbolo de impunidad que insulta la conciencia nacional. Pese a las evidencias que dejaron las últimas horas en que fue visto con vida, las enmarañadas madejas de la estructura de poder cerraron el caso. Ahora que es reabierto por el Procurador, el deseo es que no se trate de un gesto de figuración pública, y que la Justicia pueda resarcir a una sociedad insatisfecha que no se contenta con que le digan que al profesor se lo tragó la tierra. O que él mismo se desapareció.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿ Resolverá el nuevo jefe de la Policía Nacional la delincuencia?