OPINIÓN
| 15 ABR 2013, 12:00 AM

El Espía


La guerra de guerrillas se activó en el PRD. Miguel Vargas acusó a Hipólito Mejía de ser el sembrador de la actual crisis que vive el PRD por aliarse con el PLD para que ese partido no obtuviera ni un senador en el 2010. Los ataques siguieron con granadas del nuevo combatiente, Neney Cabrera, quien dijo que los perredeístas están cansados de Vargas. Mejía advirtió que tiene "el valor suficiente para encabezar cualquier movimiento reivindicativo", y bombardeó al expresidente Leonel Fernández. ¿Seguirán abonando el terreno del diálogo con pólvora?

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese