El Espía

OPINIÓN |
28 FEB 2013, 12:00 AM

Osvaldo Cepeda y Cepeda iba "de ronda" ayer en la maestría de ceremonias del desfile militar. Como siempre, con verbo abundante y léxico impecable, impresionaba por la precisión de fechas y dominio de los procedimientos de los cuarteles. Todo iba bien, hasta que desfiló la caballería de Kalil Haché. Esos animales nunca fallan, e hicieron de la suya frente de la tarima. Y al poquito rato, Osvaldo pifió al decir que era la primera vez que se juntaban una Vicepresidenta y una Primera Dama. El piropo le falló, porque se olvidó de Doña Milagros y Doña Rosa.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Debe aceptar el Gobierno la mediación de la OEA en un diálogo entre República Dominicana y Haití?