OPINIÓN
| 02 ABR 2013, 12:00 AM

El Espía


Danilo fue ayer el "gran timonel" del Metro y lo condujo sin contratiempos, dando de paso "bola" a la vicepresidenta Margarita Cedeño, pero no la dejó conducir pese a su experiencia, ya que en la inauguración de la primera línea su esposo la puso al timón. A propósito de Leonel, el presidente Medina le reconoció el mérito de ser el artífice del Metro y elogió su valentía. La pregunta es: ¿Terminará Danilo lo que falta de la segunda línea?

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Se debe construir la escuela Los Cocos, a metros del río Ozama?