El Espía

OPINIÓN |
12 ENE 2013, 12:00 AM

Las aguas también están bravas en uno de los partidos pequeños. Ahora resulta que algunos dirigentes del partido Alianza Por la Democracia (APD) quieren relevar de la presidencia a su fundador, Max Puig, y colocar en el trono a su pasado jefe de campaña y secretario de organización, Onofre Rojas. Ante el aviso de tormenta el próximo día 20, fecha en que deben elegirse las autoridades, el joven dirigente Wilfredo Tejeda propuso como salida salomónica que Puig sea desde ya el candidato del 2016 y "Presidente de Honor" de la APD, y que Rojas sea electo presidente del partido. Una fórmula parecida a las de Peña Gómez para dejar a todos contentos. Para que se vea, donde hay más de una gente hay desacuerdos. Pero, ¿cuánta gente tiene la ADP? Tire usted un número.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Obedece el aumento de la delincuencia a una conspiración contra al jefe de la Policía Nacional?