El Espía

OPINIÓN
| 09 FEB 2013, 12:00 AM

Los estamentos judiciales al parecer tendrán "comida" para rato, porque ahora los políticos están tocando sus puertas. Miguel Vargas, que elevó una instancia por el asalto al local del PRD, ayer se querelló contra el alcalde de Tamayo, al que se le vio disparando como loco el domingo de los sillazos. Súmele la de Guillermo Moreno, y otra que podría ser por "falsedad de escritura", por lo de la carta de Martín Torrijos, caso que ha sido cogido a chiste a propósito de la llamada que le hizo una periodista al jefe de prensa de Hipólito, al que le preguntó porqué la carta que le mandó no tenía fecha, y el hombre, a sabiendas del engaño, le dijo "es del 3 de febrero". Y así lo escribió en su nota.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Apoya que la iglesia católica perdone a las mujeres que abortan?