Firmas y el amor de padre a hijo

OPINIÓN |
25 MAY 2013, 12:00 AM

El promotor de las firmas para que Reinaldo siga

A Félix, el Bautista, lo tuvieron durante meses como a la arepa: fuego por arriba y fuego por abajo. Y aunque los leños siguen prendidos, ahora parecen quemarlo menos.

El caso suyo es extraño, pues todavía no se tiene claro si lo persiguen por ser un hombre de Leonel, o a Leonel por quererlo como a un hijo.

Un hijo al que le retoza la maldad, sin cuidarse de no salpicar al padre, como sucede con las firmas para que Reinaldo continúe al frente del Senado.

Reinaldo, que se sepa, no apoya el documento, pero tampoco desautoriza al promotor, creando confusión en los medios, que no entre los senadores.

Félix es bueno buscando firmas, pues no hay que olvidar que le consiguió a Leonel dos millones, cuando todavía creía posible colar la reelección.

A Reinaldo no tantas, pero dicen que catorce.

Entre esas catorce se cuenta la de Amable, que es senador y tiene derecho a votar en el pleno, pero no influye en la selección interna.

Un senador peledeísta lo encaró por ese apoyo, siendo como es reformista, y Amable, todo cinismo, dijo: " Tú no sabes si yo me puedo cambiar ".

Por lo menos, ya tiene un pie del otro lado.
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Se debe permitir que los civiles porten armas de guerra?