Francisco

OPINIÓN
| 30 JUL 2013, 12:00 AM

Es indudable que la Jornada Mundial de la Juventud ha supuesto un éxito rotundo para el papa Francisco. Esta era su primera cita con los jóvenes católicos del mundo, y en esta fiesta ha sido verdadero protagonista.

Francisco, el Papa, no elude temas ni preguntas. Al regreso de su viaje a Brasil, habló con los periodistas por más de hora y media sin eludir ninguna cuestión.

Desde el principio se supo que el papado de Francisco iba a ser definitorio en muchos aspectos para la iglesia católica. Ya lo ha dicho: quiere sacerdotes más cercanos a los pobres, obispos más humildes, cristianos más alegres. Aboga por un mayor protagonismo en la iglesia para las mujeres, pero no sacerdocio femenino, no juzga ni critica a los homosexuales, y se ha propuesto sanear y hacer más transparentes las finanzas vaticanas.

Su lenguaje directo, alegre y decidido atrae y convence a sus fieles. Habrá que dar tiempo para saber si además atraerá a los que dejaron la iglesia católica (una de sus metas), y mantiene en la ortodoxia a los más críticos.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Se manejaron correctamente los organismos de socorro frente a la tormenta Erika?