Franklin J. Franco

OPINIÓN
| 18 JUN 2013, 12:00 AM

Murió serenamente como tributo, quizás postrero, a una activa vida de combatiente por las mejores causas del país, dedicado a crear nuevas formas de entender el fenómeno dominicano.

Nunca renunció a sus convicciones patrióticas e ideológicas negándose a transigir con las malas prácticas que han caracterizado el devenir político del país, como tampoco renunció a crear una obra casi de Quijote en un medio árido a las quimeras.

Franklin J. Franco Pichardo, el revolucionario, el profesor universitario, el autor de obras premiadas, el colaborador de cuantos acudían en pos de ayuda intelectual, nos deja en momentos en que se necesita su voz pausada y serena, pero cargada de verdad y de acción positiva.

Tuvimos el privilegio de acoger en las páginas de Diario Libre algunos de sus artículos y todavía nos queda en el tintero el último que nos envió y que publicaremos en testimonio a su vida y obra fecundas.

Descansa en paz, dominicano eminente.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Se manejaron correctamente los organismos de socorro frente a la tormenta Erika?