La crisis del PRD II

OPINIÓN |
31 ENE 2013, 12:00 AM

La conversación con el amigo "perredeólogo" continuó con el tema de Miguel.

-¿Usted cree que Miguel ha actuado bien?, le pregunté.

-Claro que no. Él ha cometido al menos dos errores muy graves en política.

En primer lugar, su comportamiento torpe en la campaña electoral permitió que se le echara la culpa de una derrota que fue sólo culpa de Hipólito.

Si hubiese actuado con inteligencia y, por ejemplo, organizado un par de actos públicos institucionales, aunque no asistiera el candidato, habría podido mostrar al pueblo perredeísta que estaba haciendo esfuerzos para que ganara el partido, pero el corazón pudo más que la cabeza.

A raíz de eso, entonces hizo mutis en el foro y dejó que la rabia de la derrota lo señalara como el culpable. Al mismo tiempo, permitió que Hipólito se apropiara de los dos millones de votos que sacó como si fueran votos perredeístas. La mitad de esos votos eran contra el PLD, contra su corrupción, su desidia, su ostentación, no necesariamente a favor del candidato blanco.

En política, el silencio es fatal, sobre todo en un partido bulloso como el PRD.

-Entonces, ¿qué puede hacer Miguel?

-En otro momento te diría que ganar tiempo, pero el timing cambió, luego de los incidentes del domingo. Antes le convenía rodar la convención para el 14. Ahora le conviene aprovechar el descrédito de las "angry chairs" para sacarle ventaja a Hipólito. Pero tiene que moverse. Esa lucha no la va a ganar por sentencia.

atejada@diariolibre.com
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Obedece el aumento de la delincuencia a una conspiración para cambiar al jefe de la Policía Nacional?