Los hombres grises

OPINIÓN |
15 DIC 2012, 12:00 AM

Nelson Mandela está muy enfermo. Tiene 94 años, y desde que se retiró de la vida pública reside habitualmente en su localidad natal. En estos días lucha en un hospital contra una neumonía.

¿Todos los hombres "son" iguales? No, aunque lo pretendamos, lo queramos, aunque sea una frase común, una aspiración colectiva. Pero Mandela no es igual, Mandela es un ser humano superior. Un hombre con el valor y la integridad necesarias para hacer política no sólo honradamente, (que eso no es tan difícil, digan lo que digan), sino con grandeza, con trascendencia. Con una bondad imposible de ocultar en una sonrisa amplia y un semblante siempre afable.

Pasó por la cárcel y por el poder. Y ni la una ni el otro parecieron cambiar su espíritu. Su lucha política fue dura y larga y sus logros, de talante universal. Sin duda es uno de los grandes hombres con los que hemos tenido -todos nosotros- el honor de compartir el tiempo de la Historia que le ha tocado cambiar.

¿Quién no admira a Nelson Mandela? ¿Cómo logró hacer algo tan trascendental, superar el apartheid sudafricano sin rencores, venganzas, odios? Sin desquite.

Existe, pues, la posibilidad de que al frente de los países lleguen grandes hombres.

Está por ver si sólo las situaciones extremas como la que él vivía propician que lo mejor de los seres humanos se manifieste. Quizá con la "aburrida" democracia llega la monotonía y el gobierno de los hombres grises.

IAizpun@diariolibre.com
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿ Resolverá el nuevo jefe de la Policía Nacional la delincuencia?