Máxima seguridad

OPINIÓN
| 21 FEB 2013, 12:00 AM

El país necesita al menos una cárcel de máxima seguridad, dado el tono que está tomando la delincuencia en la República, muy ligada a operaciones criminales internacionales que han establecido tentáculos en nuestro territorio.

El programa de creación de un Nuevo Modelo Penitenciario ha constituido un extraordinario paso de avance que debe ser continuado con vigor para que nuestras prisiones dejen de ser almacenes de presos y se conviertan en centros de rehabilitación. Pero no todos los presos son iguales.

Existen criminales que, por las características de sus crímenes y su peligrosidad, tienen que estar separados de la población penitenciaria general y cuyo castigo debe ser más apropiado al delito que cometieron.

Esas cárceles pueden ser levantadas cerca de una del Nuevo Modelo para reducir los costos de los servicios necesarios para mantenerlas, pero con características tan marcadas, que los criminales que sean enviados a ella aprecien el rigor del castigo y la valoración que la sociedad le dio al hecho que cometieron.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Apoya usted la huelga de los médicos del IDSS?