Otra vida

OPINIÓN |
08 AGO 2013, 12:00 AM

El plan nacional de alfabetización tendrá unos efectos colaterales nada desdeñables, si las cosas siguen como van hoy.

Tal como está concebido, leer y escribir no es la meta, sino el punto de partida.

Ya los primeros graduandos han sido motivados a proseguir su educación básica, en un programa especialmente diseñado para jóvenes y adultos.

Un ejemplo en cifras: de los 5,041 recién "egresados" del programa en la provincia San Juan, 3,627 han decidido continuar su formación.

Indudablemente su vida cambiará y con ellos la de su comunidad. (No es lo mismo buscar los votos en provincias con un 30% de analfabetos que con un 5%... ¿o sí?) Además, algo que se pasa a veces por alto: no son ancianos los que se están beneficiando.

El grueso de alumnos son jóvenes y adultos en edad de trabajar. En un país en el que los datos de competitividad y productividad laboral están bajando, este puede ser un paso básico para recuperar terreno.

El plan, además, ha generado un fuerte movimiento de voluntarios (más de 25,000 ), está fortaleciendo el sentimiento de pertenencia a la comunidad y asociación, y por lo tanto de participación. Tal como está estructurado el plan, favorece la descentralización (que hace falta) y el liderazgo municipal.

Empiezan las primeras "graduaciones", y como en la universidad, la mayoría son mujeres que empezarán ahora otra vida.

(Sería fabuloso leer por primera vez, de nuevo, algunos libros...)

IAizpun@diariolibre.com
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Debe aceptar el Gobierno la mediación de la OEA en un diálogo entre República Dominicana y Haití?