Otro plan

OPINIÓN |
22 MAR 2013, 12:00 AM

Los pleitos que se libran en la opinión pública requieren de cierta "inteligencia emocional" para que la causa que se defiende no pierda apego entre los que deben darle apoyo, y eso no lo están haciendo los maestros.

¿No pueden los maestros mantener su lucha y sus negociaciones sin suspender las clases con paros y huelgas?

¿No ganarían más buena voluntad si demostraran que están dispuestos a no sacrificar a los pobres estudiantes en aras de su logro fundamental y aparentemente único como es el aumento de sueldo?

Las huelgas nunca son simpáticas y tienen que tener el fundamento de un último recurso. La huelga no es la primera piedra que se tira en una confrontación.

Además, la Asociación Dominicana de Profesores tiene que definir en manos de quién está: si de los profesores o de los intereses políticos que están representados en ella. Esto es muy importante, porque en estas discusiones parece estar ausente el compromiso de mejorar la educación de parte de todos los involucrados.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿ Resolverá el nuevo jefe de la Policía Nacional la delincuencia?