Peatones

OPINIÓN
| 27 DIC 2012, 12:00 AM

Ser peatón en la ciudad de Santo Domingo es jugarse la vida todos los días. Y poco a poco, en las ciudades del interior empieza a ser, igualmente, un reto diario sortear el caos del tráfico.

Conductores agresivos y autoridades pasivas son los responsables de que el peatón no tenga cómo cruzar una calle sin correr peligro y encuentre en las aceras una carrera de obstáculos.

Pongamos el caso de las aceras. Las autoridades son incapaces de hacer cumplir las ordenanzas municipales sobre su uso. Proliferan los talleres de mecánica en los barrios, y en el polígono central ya es normal que las aceras sean el parqueo de los restaurantes, incluso con "valet parking". El peatón tiene que tirarse a la calzada para seguir su camino.

Los pasos de peatones y las medianas ajardinadas parecen tener un atractivo especial para los conductores de yipetas que van a centros comerciales o a ejercitarse a parques y gimnasios. No es tan difícil: respetemos los pasos de peatones, las aceras, cedámosles el paso, protejamos la convivencia.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Se manejaron correctamente los organismos de socorro frente a la tormenta Erika?