Sobeida y todos los demás

OPINIÓN |
08 ENE 2013, 12:00 AM

El caso de Figueroa Agosto resucita y los grandes perdedores no son ni Sobeida Félix ni Miguel Vargas. Somos todos los demás.

Cada vez que le conviene a alguien, se revelan datos que confirman que vivimos en un Estado sin derecho, sin justicia, sin instituciones... ¿sin arreglo?

Que hay militares y policías envueltos, beneficiándose o incluso dirigiendo redes de narcotráfico no sorprende. Pero que una vez descubiertos no se les enjuicie y condene, nos condena a los demás a vivir a merced de la delincuencia, de la injusticia... de la impotencia.

Los acontecimientos se confabulan para poner en bandeja a Danilo Medina la oportunidad de hacer cosas realmente cruciales. Deshacer esa madeja que han tejido las instituciones militares y policiales para proteger a sus miembros, para aliarse con los delincuentes, para enriquecerse a costa de permitir las mafias o simplemente de mirar para otro lado, es el mejor servicio al país que Danilo puede plantearse. ¿Ningún presidente pudo hacerlo antes? A él no le queda más opción.

El gran problema nacional es la falta de institucionalidad, falta que los estamentos políticos y judiciales fomentan en beneficio económico propio.

Los políticos deben entender que ha llegado el momento de repensar su manera de "trabajar". Que porque la han boicoteado, la seguridad jurídica (y la otra) es una quimera. Sencillamente están condenando al país al subdesarrollo estructural. Y eso... ya no les conviene ni a ellos mismos.

IAizpun@diariolibre.com
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Se debe permitir que los civiles porten armas de guerra?