Un deporte: atacar a la prensa

|Libertad de prensa|
| 12 MAR 2013, 12:00 AM

La idea es tapar las cosas que ocurren en el partido

Los que se enganchan a perredeístas en este tiempo tienen una atribución especial: atacar a la prensa o a los periodistas que hablan de sus diferencias.

Se voltean los espejuelos y todo lo ven al revés.

No hay confrontación entre los seguidores de Hipólito y Miguel, sino los medios que se afanan en buscar la quinta pata al gato.

Cuando el asalto a tiros de la Casa Nacional no querían que se comentara el hecho, sino que se escribiera de cuanto problema hubiera en el país.

No hay dudas de que la vergüenza los desborda y como no encuentran dónde meter la cara, creen que ofendiendo periódicos o emisoras se les cura el malestar.

Ahora tienen un respiro. No se les da tanto espacio a sus discordias, aun cuando en la guerra no tienen cuartel.

Sin embargo, y porque Dios es grande, se produce un fenómeno que debiera dar lugar al mismo desazón. Quienes escriben actualmente son sus propios dirigentes.

Descubrieron que la prensa es el mejor escenario, pues por lo menos no hay heridos ni se destruye inmobiliario. El problema es de estilo, ya que no es lo mismo Milagros que Maríñez.

¿Qué dirá ahora esa guardia de choque a la que le falta centro?
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Se manejaron correctamente los organismos de socorro frente a la tormenta Erika?