Revista|17 dic 2012, 12:00 AM|3|POR Alfonso Quiñones

Romeo Santos hace historia en el Olímpico

Más de 50,000 personas gozaron tres horas de música
Romeo sorprendió con la participación de amigos suyos, como Wisín y Yandel.

SANTO DOMINGO. Como en el mundo de los esotéricos, Romeo trajo sus leones alados que subieron, como en la columna de San Marcos en Roma. Esos leones simbolizan el poder y su rol es no dejar en el pensamiento ninguna idea malsana. Así que había que gozarse "La Noche de Romeo".

El Estadio Olímpico lleno como nunca antes. Ni en los tiempos del añorado Festival Presidente, ni Juan Luis. Nada comparable con lo visto antes por quien redacta estas líneas. Hacer historia es esto. Lástima pues, que Saymon Díaz no dejase entrar cámaras de los medios.

Apareció el artista (chaqueta negra de cuero y pantalones crema) y el micrófono de 'Rey' fue hacia él. "You" abrió el show. Le respaldó en esencia la misma banda de Aventura, pero reforzada. Siguió "La diabla" y "Malevo" y el repunteo maravilloso de un requinto de Santiago. "Que viva mi República Dominicana, dominicano uepa!" gritaba Romeo, tras él, el publico.

Por un segundo, y una ovación cerrada, silencio en el escenario. Y rompió con "Que se mueran los incrédulos". Gritó entonces recuerden que el 'Rey' sigue siendo el 'Rey'. Cantó "Su veneno", y lo dedicó a todas esas dominicanas venenosas. Y un mar de brazos moviéndose. Luego "Mi corazoncito" ("estoy en Santo Domingo, es mi noche y quiero sentirlos", alegó). "Infieles" ('quítate la ropa lentamente, quiero amanecer contigo') y él se quitó la chaqueta y se quedó en camisetilla. Tuvo todo el tiempo al público en un puño. Los puso a corear en dos grandes grupos. La gente olvidó la sequía de esta Navidad, la reforma fiscal y las preocupaciones por la violencia.

"Mi meta es cantar todos los éxitos, el siguiente nos llena de felicidad. Me gusta reinventarme como artista... Nací y muero bachatero... Me considero el rey de la bachata moderna, pero estos tres caballeros son los reyes de la tradicional. Y arrancó con "Debate de cuatro", uno de los momentos más altos con Luis Vargas, Raulín Rodríguez y Antony Santos, que apareció requintando por atrás y al final hizo su grito de guerra "¡hoy se bebe, me encanta esa vaina y quiero rabo!". Antony Santos lanzó su cara chaqueta al público.

Romeo cantó "Dile al amor", y hubo cambio de ropa. "Magia negra", con cuerpo de baile y música electrónica (un tema falto de empaste entre los géneros que mezcla. Se monta un ritmo encima del otro y suena forzado). Llegaron "Soberbio", "Llévame contigo", "La bella y la bestia", "El perdedor", "Noche de sexo", donde sorprendió con Wisín y Yandel en escena. La película, la hizo montado en un elevador móvil en el que se trasladó hasta la mitad del campo. Allí en el centro sobre una tarima alterna cantó -como hizo Maná en su última gira- "Enséñame a olvidar", "Todavía me amas", "Cuándo volverás", "Obsesión", (regresó a tarima mientras le lanzaban braziers). "Vale la pena", "El placer", "Angelito", y después pedidos de los que se canta-fragmentos "Quiero un chamaquito"; Alexandra (de cuando Los Teenegers); "Soy hombre", que grabara con Arturo Sandoval en la trompeta; "Amor de madre"; "Yo quisiera amar"; y "Hermanita".

Cantó "Lágrimas", de Manuel Alejandro, y luego apareció Mario Dom, de Camila, al piano y cantando "Rival". A esas alturas chorros de agua a un público entregado que comenzó a llegar a las 10:00 am. "Mario me dijo: 'Quiero ser parte de esa experiencia', vino de París, sería una injusticia que haya volado dieciséis horas para cantar una sola canción". Y cantaron "Todo cambió". "Mientes". "Coleccionista de canciones" y "Tú". "¿Ves qué hermoso es mi país!", le dijo Romeo, orgulloso, a Mario.

Al despedirlo, "Ella y yo", que grabara con Don Omar, la hizo con un joven valiente que subió del público, que se ganó aplausos y US$200.

Después, en la curvita final hizo "El malo", "Mi santa" y llegó el segmento en que sube a una gordita y la besa en la boca, como Enrique Iglesias, pero esta vez subió una muchacha de nombre "Yuli", a quien le cantó "El beso" y dio un beso en la boca. Entonces subió la gordita y "perreó "con ella. Y la besó también. Aquí llevaba ya tres horas en punto y eran las 12:41 de la madrugada. De ñapa "Promise", sin Usher. Y hasta el sábado que viene.

Teloneros

El Poeta Callejero y Alex Matos se enfrentaron por primera vez en sus vidas a un monstruo de más e 50,000 almas. Poeta cantó "Esperando por ti", "Baby you", "Mi titiritini", "Loco como yo" y "Rapea el dog".

Alex Matos, sin orquesta, con pista y cuerpo de baile interpretó "Si entendieras"; "Yo daría lo que nunca di"; y "Una noche no es bastante".

Los dos artistas pusieron a gozar el público.

También hubo un Dj incógnito.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.