.
Revista|28 ene 2013, 12:00 AM|POR Diario Libre

Hablando con el pediatra.

Baby-blues y depresión posparto

Se estima que el 70-80% de las madres primerizas en los primeros días después del parto, experimentan una sensación de tristeza o melancolía que la cultura anglosajona ha dado a conocer como Baby-blues. Su etiología no está del todo clara, pero se asume, que es debido a los cambios hormonales que se producen durante el embarazo y los que aparecen una vez se ha producido el parto. Estos eventos, producen alteración bioquímica en el cerebro de la recién parida que la hacen manifestarse de esa manera, pero que son normales, de corta duración y que desaparecen en pocos días.

La depresión posparto en la mujer (puede aparecer en el hombre, aunque en una proporción muy pequeña), es una entidad distinta, y aunque parece tener causas parecidas al Baby-blues, es más grave, necesita ayuda profesional, soporte de la pareja y de toda la familia, y sus consecuencias pudieran ser muy serias. Aparece generalmente dos o tres meses después del parto y algunas de sus manifestaciones pueden ser: dificultad para dormir, llanto y tristeza permanentes, pérdida de interés por las actividades que antes le eran agradables, pérdida del apetito, dolor de cabeza, sentimientos de culpa, fatiga, cansancio , episodios de pánico y pensamientos suicidas. Algunos factores de riesgo son: Depresión previa en ella, problemas en el matrimonio, historia de depresión y/o bipolaridad en otros miembros de la familia, estrés financiero, embarazo no deseado, madre soltera etc.

Ante un escenario de depresión posparto, el pediatra es uno de los profesionales llamado a jugar un papel de primer orden. Es la persona que hace mejores vínculos con la madre, ya que ella lo visitará regularmente durante el primer año de vida de su bebé en visitas programadas. Es muy importante que el pediatra en esas consultas rutinarias, además de examinar al bebé, haga un buen interrogatorio sobre el niño y su medio ambiente, sobre la relación madre-padre-niño etc. Y, ante uno o más síntomas maternos que nos hagan sospechar depresión posparto, comunicarlo de inmediato al médico de la paciente, al esposo o compañero y a cualquier otro familiar en capacidad de poder ayudar. Se buscará la ayuda profesional necesaria y a tiempo, para poner fin a la situación y evitar que la enfermedad se vuelva crónica y pueda producir secuelas indeseables a toda la familia.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.