Revista|08 feb 2013, 12:00 AM|POR Diario Libre

Dudamel y su vitalidad a ritmo de merengue

El Festival Musical de Santo Domingo es auspiciado por la Fundación Sinfonía
Dudamel es un ícono de la dirección sinfónica en la actualidad.

SANTO DOMINGO. Con los himnos respectivos de República Dominicana y Venezuela, interpretados por la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, de Venezuela, dirigida por el joven director más popular del mundo, Gustavo Dudamel, dio inicio anoche el Festival Musical de Santo Domingo, que se celebra en el Teatro Nacional hasta fines de marzo.

El concierto incluyó las obras Santa Cruz de Pacairigua, de Evencio Castellanos; la suite No.2 del ballet "Daphnis et Chole", de Maurice Ravel, y La Noche de Los Mayas, de Silvestre Revueltas. El encore incluyó, entre otros, los temas La Bilirrubina, de Juan Luis Guerra y Compadre Pedro Juan, de Luis Alberti, ambos en arreglos de Amaury Sánchez.

Esta orquesta y su director, Gustavo Dudamel, son el emblema del icónico movimiento de orquestas infantiles y juveniles venezolano fundado en 1977 por el célebre Maestro José Antonio Abreu y conocido como "El Sistema".

La Sinfónica Simón Bolívar ha viajado por todo el mundo como embajadora de este movimiento de transformación social a través de la música, presentándose en todas las salas de concierto y festivales musicales más prestigiosos de Europa, América y Asia.

El sello de las interpretaciones de esta orquesta es de contagiosa energía y vitalidad, consagrando la idea del lugar central que tiene la música sinfónica en el desarrollo de los niños y jóvenes y su validez como instrumento de rescate social.

El programa del noveno Festival Musical de Santo Domingo abarcará seis noches de marzo, a cargo de la Orquesta del Festival, agrupación sinfónica integrada por los mejores instrumentistas clásicos de la República Dominicana y músicos invitados.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.