.
CRITICARTE|13 feb 2013, 12:00 AM|POR Alfonso Quiñones

SOBERANO

El aluvión de críticas recibidas por Acroarte, después de dar a conocer las nominaciones a los próximos premios Soberano, en su 1ra edición, son una nueva llamada de atención a la necesidad de que la organización de los cronistas de arte se renueve.

Más allá de los aciertos y desaciertos, es imprescindible que la organización transparente el proceso de nominaciones y premiaciones. Se trata de un premio que da el pueblo dominicano a sus artistas a través de Acroarte y la gala de entregas es no sólo el suceso que más mueve a la farándula nacional, sino el momento de mayor rating en la televisión local.

Reitero: los jurados deben ser de tres o cinco miembros por cada renglón, y estos deben ser públicos y responsables ante la sociedad de la limpieza y honestidad con que realizarán su labor de nominar y premiar a los candidatos. Y en caso de ser necesario, explicar el por qué de una decisión. Además, existe un punto absolutamente innecesario, el que le da la prerrogativa a la directiva de agregar o quitar a este o aquel nominado.

En buena lid, la primera nominación a estos premios registra un retroceso en comparación con lo ocurrido el año pasado, cuando estuvieron más balanceadas, a pesar de registrar el "huevazo" con la nominación de la bailarina Stephanie Bauger, quien tuvo la honestidad de decir que ella no se merecía la nominación, porque había estado inactiva durante todo el año. Tras la eliminación de renglones que sí tenían candidatos, hay omisiones imperdonables, excesos y nombres que están en un renglón y debieron estar en otro.

Las críticas sobre la forma de seleccionar y sobre la actual directiva de Acroarte se han acrecentado durante las últimas 48 horas. Sobre todo en lo que concierne a las relaciones públicas que practican algunos.

El pataleo de algunos artistas ha sido en ciertos casos excesivo; como ocurre con El Pachá, quien -como dice Severo Rivera-"debería mantenerse en su tinta".

Nombres importantes que han sido altos directivos pasados han alzado la voz y han dicho lo que consideran sus verdades. La población se ha expresado en los medios, quizás con más vehemencia que en otras ocasiones. Algo que de verdad avergüenza y vierte un halo de dudas sobre el futuro.

Cuando pase la gala, cuando se olviden agravios y fanfarrias, cuando se terminen los borbotones del agua hirviendo y sólo quede la mancha en el fondo de la vasija, será el crujir de dientes.

El amigo José Antonio Aybar, próximo presidente de Acroarte, tiene ante sí una tarea histórica. Devolver brazos y piernas a una credibilidad manca y coja que, a pesar de todo, se niega a morir.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.