Revista|04 may 2013, 12:00 AM|POR Alfonso Quiñones

Juan Gelman: "Nunca tuve un público como el dominicano"

El poeta leyó el jueves, y el viernes se encontró con la prensa
Juan Gelman,en el bar del Teatro, la mañana del viernes.

SANTO DOMINGO. La lectura de poemas que realizó el poeta argentino Juan Gelman la noche del jueves en la Sala Aida Bonnelli de Díaz del Teatro Nacional Eduardo Brito, fue uno de los principales eventos de toda la XVI Feria Internacional del Libro.

Al mismo asistieron, además del ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez, el alcalde de la capital Roberto Salcedo, entre otros funcionarios; así como los escritores Mayra Santos Febres (PR) y Abel Prieto, asesor del presidente cubano, entre otros.

Dueño de una de las herramientas más contundentes de la literatura: la ironía, Gelman fue correspondido con exclamaciones, aplausos y risas, justo cuando el verso lo provocaba. "Nunca encontré un público como el dominicano que estuvo en la lectura. No lo digo para agradarles. Pregúntenle a mi mujer si no lo dije a solas. Es un público muy cálido y con un oído muy fino, porque pescaban todas las ironías y las cosas que se deslizaban, a veces oculto en los poemas que leí. Salí contentísimo. Nunca tuve un público así", expresó al día siguiente en rueda de prensa.

A una pregunta de DL de que si era fácil parir poemas en la alegría, Gelman respondió: "Mire, yo no soy mujer, no sé lo que es parir", una respuesta digna de un argentino cien por cien. Lo mismo que luego le hizo decir, ante otra pregunta, en un tono más de broma: "El problema es que yo como argentino me siento degradado. Antes Dios era argentino, ahora es apenas Papa".

La poesía actual en América Latina

"La altura de la poesía que se escribe en América Latina se puede comparar con la altura de la Cordillera de los Andes. No hay ningún Aconcagua, que yo sepa todavía -un Neruda o un Vallejo o algo así-, pero los Aconcaguas sólo los pueden hacer las cordilleras como la que tenemos aquí", expresó ante otra pregunta realizada por el canal 4.

Provocado por una periodista narró que cada año o cada dos, vuelve a Argentina. "Pero no me pienso mover de México, ni siquiera cuando me toque tocar el violín en otro lar".

"Uno nunca sabe cuál es el destino de los libros. Ni si llegan o no llegan. Yo sé que han hecho buen uso de mi poesía. En el sentido de que dicen que usaron poemas míos para enamorar muchachas. Y eso me da un placer extraordinario", dijo a DL, y narró una anécdota de una vez que leyó poemas junto a Benedetti en un emisora de Buenos Aires, y una joven conductora dijo "¿Que Ud. escribió ese poema?" "Sí-respondió-, el poema no será bueno, pero es mío". "Hijo de p...", exclamó ella. Y ante el susto del poeta, ella le dijo "Hijo de p... el novio que tuve que me lo escribió como si me lo hubiese escrito para mí".

"Creo que lo importante para cada poeta es importante encontrar su propia voz. Si esa voz es complicada como la de Góngora, o más sencilla como la de Garcilazo de la Vega, es el resultado y el encuentro de cada quien. En cuanto al castellano, como todas las lenguas tiene límites. Cervantes en el Quijote no solo inventa palabras, sino que aconseja inventar palabras; eso es una vieja tradición de la poesía en castellano, sólo que poco usada. Recuerdo un soneto de Lope de Vega que termina con este verso genial: "Siempre mañana, y nunca mañanamos". De manera que la invención de palabras en mí no es un juego; en cierto momento de mi vida fue una necesidad expresiva porque las palabras no me daban".

Gelman admitió que "el extremo no existe; quedan muchos nombres por nombrar", ante una pregunta sobre su uso del lenguaje.

Finalmente, preguntado por DL acerca de las gestiones encaminadas por él para rescatar aunque sea los restos de su nuera, dijo tajante que había venido en calidad de poeta, "no de líder de movimiento de derechos humanos".

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.