Taylor Kitsch: "Lo único que me preocupaba subconscientemente era tanta exposición a la fama"

Kitsch es el protagonista de la nueva superproducción de Disney: 'John Carter'
REVISTA |
07 MAR 2012, 12:00 AM

LOS ANGELES.- Las películas se sienten mucho más reales cuando tenemos el lujo de poder viajar hasta el lugar donde se generan artísticamente. Y como resultaba imposible ir hasta Marte, al menos volamos hasta el mismo desierto de Arizona donde filmaron la nueva superproducción de Disney 'John Carter', para entrevistar a la nueva estrella de cine, Taylor Kitsch, una versión más joven de Johnny Depp, con mejores abdominales que Brad Pitt y el carisma de Tom Cruise, que llega al cine con un personaje creado por el mismo autor de Tarzán.

- ¿Te gustaría que te comparen como 'El Nuevo Tarzán'?

- Es la primera vez que escucho algo así.

- Bueno, la historia de 'John Carter' es del mismo autor Edgar Rice Burroughs, te vistieron bastante parecido a Tarzán y en vez de monos en una jungla, te mandan a Marte con extraterrestres. ¿Te gusta la comparación?

- (Risas) No.

- ¿Por qué?

- ¿Cuántas razones necesitas?

- ¿Una al menos?

- Para mi, John Carter es mucho más interesante que Tarzán. Pongámoslo así. Tiene mucha más profundidad.

- ¿Y teniendo en cuenta que esta historia original es la que inspiró a George Lucas con 'Star Wars' y James Cameron con 'Avatar', no te dio un poco de miedo la presión de convertirte en una instantánea estrella de acción?

- No lo sé. Nadie va a presionarme más que yo. No voy a actuar más duro si me toca un presupuesto de cinco millones de dólares para una película como 'Bang Bang Club' o 250 millones para 'John Carter'. Lo único que me preocupaba subconscientemente era tanta exposición a la fama. No soy un gran admirador en ese sentido.

- ¿Un actor puede tenerle miedo a la exposición pública?

- Yo vivo en Austin (Texas), no vivo en Hollywood. No es lo que busco. Me encanta trabajar, me encanta mi privacidad. De verdad. Me siento orgulloso de poder mantenerla y me siento orgulloso del camino que me trajo hasta este lugar. Nunca jugué ese juego, ni por un segundo.

Al norte de Vancouver, en Canadá, Taylor Kitsch nació el 8 de Abril de 1981. Con padres divorciados, se crió con la madre y otros cuatro hermanos, con un sueño completamente distinto: ser jugador profesional de hockey sobre hielo. Llegó a jugar para el equipo Langley Hornets, pero una lesión en la rodilla fue la peor pesadilla que lo despertó de aquel sueño. En el año 2002, se mudo a Nueva York para tomar clases de actuación con Sheila Grey y mientras trabajaba como modelo, se especializaba también como nutricionista y entrenador físico personal (así aprendió a mantener sus ejemplares abdominales). Apenas dos años después, volvió a mudarse a Los Angeles para insistir con la actuación, pero sin demasiada suerte, volvió a Canadá ocho meses más tarde. El físico lo ayudó a ganarse la vida, con las conocidas publicidades de Diesel y Abercrombie, hasta que apareció la serie 'Friday Night Lights' de NBC, con el rol de un rebelde estudiante de una escuela secundaria de Texas. En el campo de las superproducciones, llegó de la mano de Hugh Jackman, con el personaje Gambit en la película del origen de X-Men, 'Wolverine'. Pero la película 'John Carter', promete mantenerlo en el cine de superacción, por bastante tiempo, teniendo en cuenta que Disney piensa explotarlo al mismo nivel de 'Batman' o 'Spiderman' (y Tarzán, sí) produciendo otras dos películas más... como mínimo.

- ¿Viviste cierto choque cultural cuando te mudaste de Canadá a Estados Unidos o fue fácil la transición?

- Jamás cambiaría mi crianza por nada del mundo. Vengo de una ciudad muy humilde, con una madre soltera que crió tres hijos varones. Desde muy temprano tuve que ser autosuficiente. No tuve ningún choque para salir del cascarón, pero... cuando te mudas a Nueva York sin conocer a nadie y sin un centavo en el bolsillo, no es tan fácil. Pero tampoco estaba tan abrumado ni nada parecido. En aquel momento, me encantó la exposición ante algo diferente.

- ¿Cuáles eran tus sueños en aquel entonces?

- Cuando me mudé a Nueva York, solo quería estudiar actuación y ver lo que podía pasar sin buscar otra alternativa.

- ¿Y cómo fue que terminaste viviendo en Texas, tan lejos de Hollywood?

- Me enamoré de la ciudad desde que hice la serie de TV 'Friday Night Lights'. Siento que encontré el mejor balance. Austin me parece una ciudad de Texas bastante liberal. Es la autoproclamada capital de la música en vivo. El lado artístico es increíble, igual que la gente, no juzgan para nada. Me encanta entrar a un restaurante de los más caros en Austin, con un mesero tatuado hasta las mangas. Me apasiona. Son muy artísticos, puedo llegar a inspirarme tranquilamente de otros artistas que no son actores, hay muchos músicos y escritores. Es maravilloso.

- ¿Y crees que vas a perder la privacidad con el éxito asegurado de 'John Carter'?

- No, porque creo que es una elección. Lo importante, para mi, pasa por un buen guión, buen elenco y buen director. Solo Dios sabe que tuve otras oportunidades para exponerme y no lo hice.

- ¿Y ahora que aceptaste la oportunidad de ganar millones... dónde piensas gastarlos?

- (Risas) Estoy construyendo una casa, ahora mismo, en Austin, a orillas de un lago.

- ¿Qué sería de tu vida hoy, si no hubieras sido actor?

- Me encanta la nutrición y trabajaría con niños del Africa. Probablemente haría algo así. También soy entrenador físico personal. ¿Qué tiene de interesante? Me encanta lograr que otras personas se sientasn más poderosas. Y más especialmente ahora, en este país, lo necesitamos. Pienso que todos deberían ser educados en estos temas. La gente sabe más de autos que de ellos mismos. Y eso es estúpido.

- ¿Qué te atrae tanto de la actuación?

- Me apasiona, me encanta contar historias, llevar gente a un espectáculo. El desafío, la preparación, el riesgo. El crecimiento nunca se termina. Se puede seguir creciendo, si uno elige bien. Se trabaja con gente brillante, como Oliver Stone o John Travolta, pudiendo ver los atributos que los hacen tan increíbles. Es algo que inspira a cualquiera. Y espero inspirarlos a ellos, también. Es recíproco. Me encanta. Me gusta el desafío de llevar a alguien por una ruta emocionante.

- ¿Y la atracción femenina... también se difruta mejor?

- Es halagador. Claro, al final del día uno quiere que la gente hable de tu trabajo. Por supuesto que halaga, pero también hay que dejarlo así, sin darle demasiado valor, ni dejar que cambie quienes somos. Ya voy a llegar a los 40 años gordo y pelado, pero puedo seguir siendo actor de carácter. La belleza es un título que te da la gente, pero tampoco es necesario aceptarlo.

- ¿Te gustan las mujeres que son más fuertes que el hombre, como el gran amor de 'John Carter'?

- ¿Estás insinuando que Dejah es mucho más fuerte que John Carter'? (Risas) Me gustan las mujeres fuertes. Me gustan las que son autosuficientes. Es algo importante para mí. Así que la respuesta a tu pregunta es... sí.

- ¿Saldrías con una chica fea?

- ¿Si saldría con una mujer fea? Me gustaría sentirme atraído físicamente. Tampoco tiene que ser 11 puntos, pero supongo que tampoco vas a querer un 2. Yo prefiero salir con una mujer decentemente bien vista físicamente con una personalidad asombrosa que traiga lo mejor tuyo, en vez de una mujer asombrosamente hermosa que no tenga personalidad.

- ¿Ya te pasó?

- Seguro, claro.

Con una película que tiene los mejores ingredientes de 'Tarzán' y 'La Guerra de las Galaxias', mezclados con algunos condimentos de 'Indiana Jones', 'Avatar' y 'Gladiator', resulta curioso que la historia original del personaje 'John Carter' cumple este año un siglo de vida y fue justamente el que inspiró las demás historias de aventuras que hoy conocemos. Basada en la clásica novela 'A Princess of Mars' de Edgar Rice Burroughs, con los más modernos efectos tridimensionales y la mejor acción, la historia convierte en superhéroe a un ser humano que llega a Marte y se enamora de la Princesa del planeta, al mismo tiempo que Disney convierte en superestrella a otro ser humano, como Taylor Kitsch.

- ¿Es cierto que Disney cambió el personaje original de John Carter porque no tenía la profundidad que mencionaste al principio? ¿Había más acción que drama?

- Es cierto, exacto. Y no hubiera sido tan buena. Mi parte favorita de John Carter es al principio, pero es mi lado dramático. Me encanta interpretar el lado oscuro y fue bastante divertido.

- El director también me comentó que al principio pensaba que eras demasiado joven para el rol.

- Sí, me lo dijo.

- ¿Y cómo lo convenciste?

- Creo que estaba en un avión, dos horas antes de probarme, cuando justo vio otra película que yo había hecho. Supongo que plantó una buena semilla donde tal vez pensó "Me pregunto si será bueno como John Carter" o algo así. Esa es la historia que me contó. Solo Dios sabe lo que pensó. Fue una oportunidad única en la vida y hubiera hecho cualquier cosa humanamente posible para conseguirlo, seguro.

- ¿Tuviste que pasar por cierta preparación específica?

- Obviamente la parte física de ir al gimnasio y seguir una dieta excesivamente estricta. Y después trabajé con espadas y me senté con historiadores de la guerra civil, en la Universidad de Texas, leyendo cientos de cartas de los soldados de la guerra.

- Busquemos el lado de la fantasía: ¿Si pudieras llevarte un iPod a Marte, con dos o tres canciones solamente... qué música elegirías?

- Es una buena pregunta. ¿Si pudiera llevarme un iPod a Marte, qué canciones escucharía? ¿Solamente tres? ¿Puedo pedir llevarme al artista?

- Y el cargador también.

- Sí, sí, el cargador y el adaptador (Risas). Probablemente elegiría música de AC/DC. Tal vez David Grey por el lado emocional y Dierks Bentley, solo porque es un buen amigo y me gusta su música.

- ¿Y si pudieras elegir superpoderes?

- Ahí tengo que sacar una página de Wolverine y tener el poder de curar, sin envejecer. Sería buenísimo.

- ¿No te gustaría envejecer?

- No, no, es un tema de superpoderes (Risas) no lo hagas ver como si tuviera miedo de crecer (Más risas). Eso no me preocupa. Me encanta crecer, no tengo problemas en ese sentido. Pero el aspecto curativo sería bastante 'cool'.

Las intimidades de John Carter

- John Carter es considerado uno de los primeros héroes espaciales de la literatura y fue presentado por primera vez en 1912, con la historia original 'Under the Moons of Mars' que después cambió de nombre para la novela 'A Princess of Mars' (El autor Edgar Rice Burroughs cobró apenas 400 dólares por los derechos de publicación)

- Ray Brudbury confesó publicamente que la serie de libros de John Carter lo inspiraron a escribir sus propios libros. James Cameron también dijo que fue su inspiración para 'Avatar', igual que George Lucas, con 'Star Wars'.

- Trabajando con el material original, para la película 'John Carter' contrataron un linguista profesional que creó el idioma marciano basándose en apenas un par de palabras que se mencionan en la novela original.

- En medio del rodaje, más precisamente el 5 de Junio del 2010, el equipo de filmación encontró un enorme hueso en el terreno, confirmando después que pertenecía a un dinosaurio de 60 pies de largo (Al día de hoy, hay arqueólogos profesionales trabajando en el lugar para buscar el resto del esqueleto)

- Trabajando en condiciones extremas, con un rodaje en medio del desierto, el equipo consumió nada menos que 360 galones de agua por día.

- Para la escena de la batalla entre Zodangans y Heliumites, contrataron 1.000 extras que tuvieron que ser maquillados con un tostado natural (que no era para nada natural).

- El vestuario, diseñado por Mayes Rubeo, incluyó más de 1.800 trajes.

- Para la escena de la boda, utilizaron 120.000 cristales Swarovski para el traje de la novia y fueron aplicados a mano, uno por uno.

- Taylor Kitsch hizo el 98% de las escenas de acción, inlcuyendo un salto de 85 pies de altura y la batalla con los simios blancos y otro salto de 250 pies, en el terreno marciano.

- En total invirtieron nada menos que 250 millones de dólares, solamente para la primera película... que esperan seguir con otras dos producciones más.
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
Fotos
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Debe aceptar el Gobierno la mediación de la OEA en un diálogo entre República Dominicana y Haití?