ARGENTARIUM|06 dic 2012, 10:03 AM|3|POR Alejandro Fernández
GUARDADO EN:empresas, crédito, economía

Dinamismo... ¿privado o público?

Durante el año 2012, los préstamos en moneda extranjera aumentaron, el crédito al sector privado se desaceleró y la exposición de los bancos al sector público aumentó sustancialmente".

FMI concluye la consulta de Artículo IV a la República Dominicana

Fondo Monetario Internacional (19 de noviembre de 2012) 

"El BC informa que el crédito privado se está recuperando", leí en la portada. Esto motivaría a un "mayor dinamismo en la actividad económica." El crédito a las empresas y las familias dominicanas, ¡por fin! (exclamé alegremente), comenzó a "despertar".

Al lado, una nota donde el Superintendente de Bancos "destaca el dinamismo de los bancos". (Ahí esta esa palabra del momento, ¡dinamismo!)

Además de un dinamismo "impresionante", se resalta el "sobresaliente desempeño" de la banca dominicana.

No lo dice solamente la Superintendencia de Bancos. El mismo Fondo Monetario Internacional "confirmó el buen estado del sistema financiero." Donde el FMI decía que la banca "aparenta" estar bien capitalizada, para la Superintendencia no es un asunto de apariencia. Es una realidad tangible.

"Los indicadores prudenciales del conjunto del entidades no muestran riesgos significativos." Eso escribió el FMI, y nos recordó la nota de prensa de la Superintendencia de Bancos.

Pero espérese, ¡hay mejores nuevas!

El "Super" nos recuerda que el "BC", en su informe acabado de publicar, resaltaba que el crecimiento de la banca y las demás actividades financieras crecieron a un ritmo de "7.8%, es decir, el doble del promedio de la economía."

"¿De qué desguañangue es que hablan esos que tiran piedras hacia atrás?", pensé yo (que soy uno de ellos).

Si a la banca le va bien, quiere decir que a sus clientes también le va bien. Si el crédito crece es porque hay más actividad económica y una mayor confianza en las perspectivas comerciales.

¿Verdad que sí?

Optimismo desbordado

Confieso públicamente que tanto optimismo por parte de las principales autoridades financieras alegraron mi sábado, como muy pocos en mucho tiempo.

Dinamismo. Crecimiento. Privado. Buen estado. Capitalización. Sobresaliente desempeño. Impresionante. Duplicar el crecimiento de la economía.

¿Qué más podía pedir un simple escribidor que se dedica a escribir sobre los vaivenes de un sector tan fundamental para una nación como el financiero?

Celebré las buenas nuevas y el friíto.

Diciembre iniciaba (era la portada del primer día). Olvide los malestares del paquetollo, el alza del dólar, el desempleo, la impunidad, la amnesia fiscal y todos los ofensivos epítetos que, alegremente, diferentes empleados públicos le habían regalado a los ciudadanos apandillados.

Cuando llegué a mi estudio, revisé los mismos números que Banco Central y Superintendencia presentan, para comprobar si el optimismo del burócrata es capaz de contagiar a este escribidor.

Ciertamente, como mostramos en la primera gráfica, a octubre de 2012, el crecimiento de los activos bancarios fue de 10.9%, el más alto registrado en ese mes desde el 2006. ¡Un récord!

Confirmando el dato, veo que el crédito aumentó 9.5%, nunca tan alto como el 17.4% del año récord, pero parecido al promedio de 11.0% desde 2006.

Las utilidades, eso sí, seguían flojas. Apenas crecían, en términos reales, un 4.2%, muy distante al histórico aumento de 49.8% que se vio algún año anterior.

Ciertamente, el Central estableció que el sector creció 7.8%, exactamente el doble (2.0x) del crecimiento económico que registró todo el país a septiembre de 2012.

Ahora bien, ¿cuánto más que el resto de la economía ha crecido, típicamente, el sector bancario? 2.2 veces. De hecho, en sus buenas, el dinamismo bancario ha sido hasta 3.9 veces más alto.

3.9 veces. Eso sí que era "impresionante". ¿Pero 2.0 veces? "Normal", dirían los más jóvenes de hoy en día.

Mi mayor sorpresa fue al analizar el crecimiento privado, ése que el "BC" dice que ya tendía a repuntar hacia arriba.

Analicé, por arriba y por abajo, las mismas cifras que ellos publican, buscando la luz del sol bancentraliano, pero me quedé con mis manchas de tirapiedra.

Verán a lo que me refiero en la segunda y tercera gráfica. A noviembre 2012, los préstamos bancarios en moneda local (en términos reales), apenas crecieron 0.6%, su punto más bajo de los meses de noviembre desde el 2006. ¡0.6%! Compare con el promedio histórico de 10.8%. Pero eso es... dinámico. "¿En serio?"

Al cierre de noviembre, la caída libre en la que se encuentra el crédito privado desde hace ya dos años no hace más que profundizarse, y eso a pesar de que Banco Central ha sido agresivo bajando tasas.

Tuve que buscar en otras partes de las estadísticas para entender la realidad.

La resumo en la última gráfica. Sí, la banca crece. Pero prestándole no a las empresas o a las personas y familias, sino que... ¡al mismísimo gobierno! 107.7% más a noviembre de 2012 comparado con igual fecha de 2011. De cada RD$100 en préstamos nuevos, RD$58 han sido destinados al Estado. ¿Comprende?

Tenemos, pues, un nuevo paradigma: a mayor deuda pública con la banca, mejor va la economía dominicana.

Apréndanse ese concepto, tirapiedras.

arg@betametrix.com / @argentarium

Durante el año 2012, los préstamos en moneda extranjera aumentaron, el crédito al sector privado se desaceleró y la exposición de los bancos al sector público aumentó sustancialmente".

FMI concluye la consulta de Artículo IV a la República Dominicana

Fondo Monetario Internacional (19 de noviembre de 2012)

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.