Grandes Ligas|08 feb 2013, 12:00 AM|1|POR Nathanael Pérez Neró

La MLB paga precio por llegar tarde a la lucha contra dopaje

El escándalo de Miami demuestra que falta mucho por corregir
Jhonny Peralta negó cualquier vinculación a casos de dopaje.

SD. El 10 del mes pasado, cuando Major League Baseball y la Unión de Jugadores anunciaron que la próxima campaña se realizarán pruebas de sangre, además de la orina, el comisionado Bud Selig cantaba victoria a voz alta y encargaba champaña para celebrar en su oficina de Nueva York.

"Esto es increíble, al pensar dónde estábamos hace 10, 12, 15 años y dónde estamos ahora. Nadie lo habría pensado", dijo Selig.

Este politólogo hijo de judíos rumanos creía que el béisbol había derrotado la lucha contra el dopaje en siete años, algo que el Comité Olímpico Internacional no ha logrado en 45.

Una ingenuidad grande para un hombre en cuyo mandato (20 años) la liga ha sextuplicado sus ingresos e internacionalizado el juego.

La celebración duró días. El escándalo destapado por la revista Miami New Time a finales del mes pasado puede que haya desnudado cómo peloteros que no han fallado a pruebas de dopaje hayan burlado el sistema con ciencia médica avanzada, tal como ocurrió con el ex ciclista Lance Arsmtrong por década y media.

Jhonny Peralta se convirtió ayer en el quinto dominicano de una lista de 12 peloteros que han sido vinculados al laboratorio Biogenesis, que supuestamente suministró sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento a ellos.

El infielder santiagués desmintió cualquier relación con la clínica de Coral Gables, Miami, en un expediente que ya incluye a Alex Rodríguez, Melky Cabrera, Bartolo Colón y Nelson Cruz, y que amenaza con tocar otros "santos".

¿Podrá el béisbol, una industria que tuvo ingresos por US$7,500 millones y que pagó una media salarial de US$3,2 millones en 2012, erradicar lo que ni siquiera el modesto ciclismo, donde apenas 25 pedalistas superan el millón al año, ha logrado?

Desde los Juegos Olímpicos Antiguos en Grecia, los atletas consumían carne con sustancias que según ellos elevaba el desempeño. Tras la reanudación en la era moderna, la primera sospecha salió con el estadounidense Thomas Hicks, ganador del maratón de la edición de 1904 en San Luis, pero fue a partir de versión de 1968 en México que se establecieron las pruebas.

Desde entonces 122 atletas han arrojado positivo en Olimpíadas de verano. Como de costumbre, también a la lucha contra el dopaje el béisbol llegó tarde. Fue en 2005 y tiene un trecho amplio por recorrer.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.