Sociedad|09 mar 2013, 1:20 PM|1|POR Inés Aizpún

Festival Musical de SD: una noche de gran música para celebrar el Bicentenario de Verdi

Ramón Tebar dirigirá el tercer concierto del IX Festival Musical de Santo Domingo
Ramón Tebar dirigirá, en una gala dedicada al Bicentenario de Verdi, a la orquesta del Festival Musical de Santo Domingo.Foto: Marvin del Cid

Santo Domingo. ¿Por qué las sopranos ya no son gordas? No diga que no se lo ha preguntado alguna vez. Es un pregunta válida…, pero no la mejor para comenzar una entrevista a Ramón Tebar, el director que esta noche dirigirá a la orquesta del Noveno Festival Musical de Santo Domingo, en una velada dedicada a música de Verdi.

Este joven (34 años) director, que comenzó en 2009 a visitar el Festival, dirige actualmente la Palm Beach Symphony, y es Director Musical de Florida Grand Opera. Si a partir de los gestos de sus manos las grandes piezas de la música cobran vida, con su pasión y sus palabras logra que la música se convierta en un argumento para hablar de la vida.

P. ¿Realmente se puede atribuir una personalidad al público de cada ciudad?

R. Pues… sí. Hay ciudades en las que el público se considera muy entendido y es muy quisquilloso. O ciudades en las que el público es alegre y comunicativo y va a los conciertos con espíritu abierto. Y hay días, que el director siente un frío por la espalda ante un silencio, o una energía contagiosa, antes de empezar, que le pone enseguida en disposición de comunicarse con el público. La música es eso, un lenguaje para comunicarse. Y por supuesto, influye la educación musical. Hay públicos que han escuchado cientos de veces una sinfonía, y otros, para los que es la primera vez. En Europa, unos segundos de silencio al finalizar pueden expresar más que una ovación. Es el respeto que muestran ante una gran interpretación, es la prueba de que están conmovidos.

P. ¿Con qué se queda?

Personalmente me gusta el público cálido, como el latino. Me gusta que se expresen, que vivan la música, no me molesta que aplaudan entre movimientos. Así era en la época de los grandes como Mozart. Existe una carta en la que el propio Mozart cuenta a su padre su perplejidad porque en el estreno de una obra no había habido reacción hasta el final. El silencio entre movimientos le había hecho creer que no gustaba.

P. ¿Deben ser los conciertos de música clásica menos formales?

R. Ese no es tanto el problema... De lo que se trata, lo que hay que conseguir es que el deleite, la riqueza personal que puede aportar la música clásica llegue a todos. Ese es el reto, eso es lo justo. Estoy en contra de que la música clásica sea para una élite social, pero es un hecho que hoy por hoy es para una élite, no tanto económica como por nivel de educación. Son los gobiernos los que deben trabajar para cambiar esto. Todos deben tener acceso a los clásicos.

P. ¿En la línea de trabajo en los barrios del maestro Abreu en Venezuela...?

R. El mismo maestro Abreu ha dicho que su proyecto es social, no musical. Eso es muy importante. El fin que se persiga delinea un proyecto en un sentido u otro. ¿Queremos que todos sepan música clásica para que compren discos, por ejemplo? ¿O queremos que todos tengan un nivel de educación a otro nivel? A mí no me interesa que los músicos clásicos sean famosos como los de rock, yo quiero que el nivel intelectual de la gente suba...

P. ¿Es el siglo XX un siglo "flojo" en cuanto a composición de música clásica?

R. Es un siglo trágico para la Humanidad. Esas dos guerras mundiales... La música reacciona a la Historia, es indudable. Y la velocidad que toma la vida a finales de ese siglo, lleva a la música a otros formatos. Canciones de no más de 3 minutos...

P. Sí, vivimos tan mal que sentarse a oír una sinfonía parece ahora una "pérdida de tiempo"...

R. Efectivamente, la música clásica impone un estado personal determinado, abrir los sentimientos, el pensamiento, escuchar el silencio... por eso enriquece tanto.

P. En serio... ¿por qué las sopranos ahora son delgadas?

R. Quizá porque vivimos en una época de culto a la belleza, juventud... Aunque a Pavarotti o a Domingo nunca le hubieran pedido que rebajaran...

Y esta noche... a gozar con verdi

En la gala dedicada a Verdi, será la protagonista femenina Maria Guleghina, una de las sopranos más celebradas del mundo. Ha sido descrita como la "Cenicienta de Rusia", "Soprano rusa con Verdi fluyendo por sus venas" y "Milagro Vocal". Guleghina es particularmente conocida por su interpretación del papel protagónico en Tosca. Su repertorio incluye también el papel protagonista en Aída, Manon Lescaut, Norma, Fedora, Turandot, Adriana Lecouvreur, así como Lady Macbeth en Macbeth, Abigaille ...

Ramón Tebar, quien dirigirá la orquesta, destaca la versatilidad de esta cantante, una de las más grandes artistas de la opera internacional en la actualidad.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.