Argentarium|14 mar 2013, 12:00 AM|7|POR Alejandro Fernández W./Analista Financiero

La Madre Teresa y el Presidente

Dice la leyenda que una vez un periodista acompañó a la Madre Teresa alrededor de Calcuta, inundada de pobreza y miseria, y le preguntó: "¿Usted cree que con el trabajo de una simple monja se podrá eliminar tanta tragedia humana?"

Guardando la distancia, recuerdo esa historia cada vez que abro la prensa, especialmente los lunes, y veo cómo el presidente Danilo Medina, humilde, genuina y bien intencionadamente, desciende a las comunidades para conocer la realidad del dominicano más pobre.

Medina busca siempre aportar in situ soluciones a problemas de las diferentes zonas que visita, incluyendo facilidades crediticias, en condiciones subsidiadas, para financiar proyectos productivos.

Lo vimos en noviembre pasado con los RD$20 millones de las cooperativas del jengibre en Monte Plata. En febrero se habló de RD$3.7 millones para las tilapias de Barahona. Más recientemente, ofertó RD$32 millones para los aguacateros en San Cristóbal.

Todos estos gestos van de la mano de recursos frescos y del entusiasmo que se palpa en los ámbitos financieros del Estado dominicano, como son el Banco Agrícola, el BNVFP, el Banreservas y, por supuesto, Promipyme y demás.

Celebro, con toda sinceridad, este reconocimiento a la importancia de que el crédito, bien dirigido, otorgado, formalizado y cobrado, sea un facilitador por excelencia del desarrollo económico de toda actividad humana.

En el gobierno, comenzando con el mismísimo presidente, tienen esto bien claro. Y está muy bien. Ahora, y como vemos en la primera gráfica, para simplificar el reto por delante es inmenso.

Para alcanzar niveles de acceso y profundización crediticia parecidos a los de El Salvador, Costa Rica u Honduras, el país tendría que (presten atención) duplicar el nivel de crédito privado que actualmente circula en el país.

A febrero de 2012, el crédito privado otorgado por el sector bancario alcanzó los RD$520 mil millones, es decir, casi US$13 mil millones en términos absolutos. Impresionante cifra esa, hasta que se analiza como por ciento de la economía, donde vemos que promedia el 20% del PIB en los últimos años.

Para irrigar las actividades del sector privado, tanto las empresariales como las de los hogares, de forma comparable a como se hace en países similares al nuestro en América Central, se hace necesario elevar esa "penetración" crediticia al 30% y hasta el 40% del PIB.

Lamentablemente, lo que observamos es que desde el 2004 el crédito privado promedia, siempre, el 20% del PIB. Peor, en el 2012, luego de un ligero avance registrado en los años anteriores, experimentó un retroceso de casi 2.0% hasta el 20.7% del PIB.

Si nos limitáramos al crédito de los sectores productivos (agropecuaria y la industria manufacturera), en la tercera gráfica vemos que, como por ciento del crédito privado, estos segmentos de la economía siguen manteniendo el mismo 11% del total de los créditos otorgados, para el período 2006-2012.

Si aplicamos la fracción del crédito destinado a estos sectores al total del crédito privado como fracción del PIB, llegaremos a la conclusión, como lo hizo el gobierno en la Estrategia Nacional de Desarrollo, que entre los años 2005-2010, el crédito a la producción como % del PIB promedió el 2.24%.

Pensar que el crédito bancario sólo se dirige en un 2.25% del PIB a estos dos sectores productivos es, francamente, espantoso. Sobre todo cuando se toma en consideración que esos mismos dos sectores (la agricultura y la industria manufacturera local) representan el 26.0% del PIB dominicano.

Es decir, y sin mucho análisis econométrico, bien podemos llegar a la conclusión de que al "agro" y a la industria local el crédito deberían elevarse de los RD$57 mil millones que reciben en la actualidad a por lo menos RD$120 mil millones. Es decir, el doble.

Si piensa que exagero, compare mi estimación con la que hizo el gobierno en la END, donde establecía que el acceso crediticio de los sectores productivos debía elevarse al 8% del PIB. Eso equivaldría (siéntese) a RD$200 mil millones en el dinero de hoy.

Vuelvo a la Madre Teresa. Cuentan que la santa no tardó en responderle al periodista: "Dios no pidió que fuéramos exitosos, sino que tuviéramos fe."

Vuelvo a las visitas del presidente Medina, sus buenos esfuerzos personales y el presupuesto de RD$1,200 millones que se le asignaron al FEDA, los RD$800 colocados por el Banco de los Pobres o los RD$1,200 millones que bien se destinaron al Banco Agrícola.

¿Es así como llegaremos a las metas de la END? ¿O hay algún otro plan hasta el momento desconocido?

Sólo pregunto.

Mientras, créanme, mantengo la fe.

@argentarium / diariolibre@argentarium.net

A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota."

Agnes Gonxha Bojaxhiu (1910-1997)

También conocida como la Madre Teresa de Calcuta

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.