Sociedad|25 mar 2013, 12:00 AM|2|POR Mariela Mejía

Preparan una guía para establecer el perfil mental del dominicano

Depresión y ansiedad son de los principales motivos de consulta
El psiquiatra Carlos de los Ángeles y la psicóloga Martha Pérez Mencía.

SANTO DOMINGO. Las enfermedades mentales en República Dominicana ya tienen su propio perfil cultural. Especialistas aseguran que los diagnósticos que dictan manuales y guías internacionales no van en consonancia con las causas en el país de la depresión, los comportamientos maníacos y la ansiedad, tres de los principales problemas de salud mental en Quisqueya.

La receta que ha encontrado un grupo de especialistas en el área es crear un comité para tener lista en dos años la Guía Dominicana de Diagnósticos de las Desviaciones y Enfermedades Mentales (GEDI-I), que contendrá estadísticas y describirá cómo el dominicano expresa sus malestares sicológicos y el estrés.

"En Europa ahora mismo la anorexia está ocupando uno de los primeros niveles de salud mental, entonces aquí (en República Dominicana) no; esta guía va a comprender los niveles de prevalencia de los trastornos. Los muchachos nuestros, los estudiantes, no van a seguir repitiendo la prevalencia de España, si no la nuestra", dice la presidenta de la Sociedad Dominicana de Sicología Clínica, Martha Pérez Mencía.

Los gestores de la Guía aseguran que esta debió hacerse hace 30 años. Persiguen que sea el documento por el que se rijan los procedimientos de salud mental y, de ser así, tendría que modificarse el uso de diagnósticos siquiátricos en los casos judiciales y la salud pública tendría que orientarse más hacia el área de la sicología y la siquiatría comunitaria y preventiva.

Carlos de los Ángeles, quien preside el comité que dirigirá el proceso, resalta que hay quienes se oponen a la elaboración de un manual dominicano de enfermedades mentales por entender que existen buenas guías elaboradas por instituciones internacionales, una negativa que considera natural cuando hay procesos nuevos. "Hay otros países que tienen sus propias guías, como es el caso del glosario cubano de trastornos mentales, como es el caso de Japón; la más conocida es el DSM, que es el manual de diagnósticos y estadísticas, de la asociación siquiátrica americana", explica.

Precisamente, en mayo se lanzará la quinta versión del DSM y desde ya sus modificaciones reciben duras críticas por la comunidad que trabaja con la salud mental tanto en el país como en otras naciones. Entre ellas está su aparente promoción de la medicación, favoreciendo así a las empresas farmacéuticas.

"Será ignorado por los especialistas y hará un grave daño a la investigación", dijeron en un comunicado John Livesley y Roel Verheul, dos connotados investigadores de la Asociación Siquiátrica Norteamericana (APA), responsable de la construcción del DSM, cuando renunciaron disgustados por el contenido del DSM-V.

"Antes si una persona perdía un ser querido los siquiatras esperaban seis meses o un año tratando la situación, y en caso de que no se resolviera, poníamos un tratamiento farmacológico. Eso es parte de la vida sicológica normal. El DSM-V ha propuesto que si la persona no se ha recuperado de una pérdida a las dos semanas, ya tiene una enfermedad mental llamada depresión mayor que hay que medicarla", dice el siquiatra De los Ángeles.

Motivos de consulta

Aunque será la Guía que concluya la situación mental criolla, De los Ángeles y Pérez Mencía coinciden en señalar que por lo pronto se estima que los cuadros de agitación sicomotriz (manía y esquizofrenia) y la depresión profunda son los principales casos atendidos en las consultas públicas, y la depresión y la ansiedad en las privadas.

"En 2016, por proyección, la depresión va a ser una de las terceras causas de invalidación laboral", dice la psicóloga Pérez Mencía.

La falta de cohesión familiar y social, que no había en décadas pasadas, ha aumentado la prevalencia de la depresión, sostiene.

"El dominicano ha aprendido a enfrentarse a las vicisitudes de la vida diaria a través del chiste, de las vicisitudes del amor a través de la canción, de la poesía del reguetón… El dominicano se ha vuelto cada día más social y eso le sirve de protección sicosocial a la depresión y a las preocupaciones extremas. Eso no quiere decir que cuando sale de ese grupo no vuelve a caer en sus propias dificultades", dice el siquiatra De los Ángeles.

Las mujeres son las principales pacientes, no porque tengan más padecimientos, sino porque el hombre dominicano no es dado a buscar ayuda para sus problemas, salvo si es de índole sexual, prefiriendo enmascararlo con el alcohol o reuniones con amigos.

En tanto, las transformaciones sociales de la mujer, que la lleva a ser madre, esposa, empleada, estudiante, cabeza de familia, madre soltera o sufrir por una paternidad irresponsable, a muchas les está generando un estrés que deviene en depresión, yendo a parar a la consulta de un especialista. "Antes las mujeres no sufrían paros cardíacos", dice el siquiatra De los Ángeles.

Los especialistas también resaltan que se está recibiendo un número considerable de personas que tienen problemas personales, y de parejas que buscan ayuda para resolver situaciones de convivencia.

Metodología para hacer la guía

Actualmente en el país hay 162 siquiatras en ejercicio y unos 5,000 sicólogos. Los trabajos para la elaboración de la Guía empezaron en febrero. La comisión a cargo de la Guía, además de tener profesionales de estas áreas, lo integrarán ademas, filósofos, sociólogos, antropólogos, politólogos, enfermeras y otros especialistas afines, quienes cooperarán de manera voluntaria.

El proceso de elaboración está apoyado por el Ministerio de Salud Pública, e incluye la ejecución de una Encuesta Nacional de Trastornos Mentales, seminarios y mesas de trabajo.

La metodología se centrará en investigaciones de los archivos del Hospital Psiquiátrico Padre Billini, el principal centro público de salud mental en el país.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.