Sociedad|14 jul 2013, 10:30 AM|1|POR Mercedes Guzmán

“A mi no sólo me dieron la sonrisa, a mi me devolvieron la vida”

Raylus Molina tuvo una segunda oportunidad gracias al programa de Válvulas Enmanuel
Raylus Molina. Foto: Edward Fernández
Ver Todas las Fotos (2)
SANTIAGO.-Cuando apenas tenía un año y medio, Raylus Molina sufría de hidrocefalia, la situación era tan difícil que sus padres estaban resignados a perder la única hija que habían procreados, pues su madre ya había tenido tres abortos y una amenaza en éste último, pero la donación de una válvula cambió su destino, al punto que se graduó Magna Cum Laude y hoy es una profesora de idiomas, es por eso que al ofrecer su testimonio sobre la ayuda recibida dice con voz entrecortada, "A mi no sólo me dieron la sonrisa, a mi me devolvieron la vida".

Y es que con su lema "todo por una carita feliz" el programa de Válvulas Enmanuel, que sustenta el Comité de Responsabilidad Social de la Cámara de Comercio, creado en 1988 por las esposas de miembros de la Cámara ha financiado las operaciones de más de mil niños y niñas dominicanos y también haitianos.

Actualmente el órgano que originalmente se llamó Comité de Damas, financia el cien por ciento de las operaciones a niños que padecen de esta enfermedad, realizadas en el Hospital Regional Doctor Arturo Grullón a través del "Banco de Válvulas Enmanuel".

Al rendir su informe, la presidenta de la organización Loly Toribio de Cabral informó que en la actualidad reciben pacientes de todas las regiones de la República Dominicana, así como también, del norte y sur de Haití, elevando los pacientes del vecino país de un dos a un diez por ciento en los últimos años.

"Estamos orgullosos de lo que hemos logrado, sin embargo, queremos llegar aún más lejos. Sentimos un gran compromiso por prestar ayuda social a tantas causas que hay pendientes en nuestra ciudad. Es nuestro deseo que este Comité de Responsabilidad Social se continúe fortaleciendo para agregar a nuestra causa, además del sector salud, ayuda en el ámbito de educación, protección ambiental, emprendurismo, entre otras", dijo la presidenta.

Las damas están satisfechas también porque su iniciativa comienza a multiplicarse, pues ya tienen una solicitud de colaboración del Despacho de la Primera Dama para replicar el programa en Santo Domingo ya que, sólo aquí y en el Hospital Reid Cabral se realizan este tipo de operaciones a niños de 0 a 17 años.

"La lista de planes futuros es interminable y es por eso que necesitamos más que nunca reclutar personas motivadas y con un gran deseo de servir a nuestra sociedad para así lograr nuestra misión de conformar un grupo de apoyo con personas altamente comprometidas dispuestas a aportar su capacidad de gestión, creatividad y conocimientos, a fin de impulsar programas sociales que beneficien la población más vulnerable de la región norte y el país de manera sostenible".

El Comité de Responsabilidad Social de la Cámara de Comercio y Producción de Santiago, fue fundado en noviembre del 1988 a iniciativa de las esposas de los directivos que regían la Cámara de Comercio de ese año, fue presidido, en sus inicios, por Gipsy de Haché.

De este comité nace el Banco de Válvulas Enmanuel, el cual suple de válvulas a niños hidrocefálicos de escasos recursos. Para la compra de estas válvulas se recurre a ayuda nacional e internacional, y se llama a la puerta de los socios de esta Cámara y de familias e instituciones que deseen apoyar esta labor humanitaria.

El equipo de damas también realizan actividades en otras áreas, como el salón de juegos que mantienen en el hospital de niños Arturo Grullón, el Plan de Vacunación Empresarial, entre otras, dirigidas especialmente a los niños de escasos recursos de la región.

El inicio de las operaciones del Comité de Responsabilidad Social se vio impulsado por la fundación del Banco de Válvulas Enmanuel, como respuesta a un editorial publicado por el periódico La Información donde se solicitaba con urgencia la donación de una válvula para ser implantada a un niño de nombre Enmanuel que padecía hidrocefalia, en cuyo honor lleva ese nombre.

Esta enfermedad se caracteriza por el aumento de tamaño de la cabeza debido a la acumulación de líquido cefalorraquídeo, causado comúnmente por malformaciones del sistema nervioso central o meningitis.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.