Tecnología|26 may 2013, 5:17 PM|POR AP

Fomentan uso de tecnología en proyectos de caridad

Usando posicionamiento global han desarrollado más 7,000 proyectos acuíferos
Charity Water financia proyectos de agua limpia en lugares pobres del mundo. Foto: Tomada del portal de la organización.
WASHINGTON, Estados Unidos.- Scott Harrison sabe que su organización filantrópica ha financiado casi 7,000 proyectos acuíferos en algunas de las zonas más pobres del mundo en los últimos seis años. Pero, ¿cuántos de esos pozos siguen vertiendo agua potable? Esa es una pregunta difícil.

Su organización, llamada "Charity: Water", ha financiado proyectos en 20 países y ha prometido invertir el cien por ciento de sus donaciones para ayudar a las 800 millones de personas que carecen de acceso a agua potable y se ven obligadas a usar agua de pantanos, charcos o riachuelos contaminados. Los encargados envían a los donantes las fotos y las coordenadas GPS de cada proyecto al cual dieron dinero.

Aun así Harrison, quien trabajaba como promotor de clubes nocturnos y eventos de modas en Nueva York, no se conformaba con adivinar cuántos proyectos acuíferos estaban funcionando realmente. Quería darles a los donantes más garantías, pues sabía que hasta una tercera parte de los pozos construidos por gobiernos o por agrupaciones dejaban de funcionar a corto plazo. Por ello pensó, ¿por qué no colocar sensores para monitorear el flujo del agua en cada pozo?

El problema era cómo recaudar los fondos, probablemente millones de dólares, para esa innovación.

Los donantes nunca desean pagar por cuestiones técnicas ni por vagas quimeras. Prefieren pagar dinero para un proyecto concreto, que se esté realizando sobre el terreno.

Hace poco, Google otorgó una cuantiosa cantidad de fondos para instalar sensores en 4.000 pozos en Africa para el año 2015, que enviarán información en vivo sobre el flujo de cada pozo. Los fondos de cinco millones de dólares podrían dar un impulso decisivo a la agrupación, al garantizar que sus proyectos sean sustentables, recaudar el dinero necesario para su mantenimiento y ayudar a los países en desarrollo a apuntalar su infraestructura con nuevas tecnologías.

"Seguramente un ministro de agua usaría con gusto esta tecnología, incluso el presidente de un país podría pedir a los encargados del servicio de agua en distintas provincias que rindan cuentas, por ejemplo, diciéndoles, 'Mire, quiero un gráfico en mi oficina donde yo pueda ver cómo están funcionando los proyectos acuíferos en las zonas rurales''', comentó Harrison.

La donación forma parte de un premio otorgado por Google por 23 millones de dólares para estimular la innovación entre los grupos sin fines de lucro. Los expertos aseveran que esas donaciones son parte de una nueva tendencia en la filantropía en la que la tecnología es utilizada como factor de cambio social. Muchas organizaciones filantrópicas sostienen que tienen un mayor impacto cuando invierten en la tecnología que usan las organizaciones caritativas.

Las donaciones comprenden también una nueva forma de hacer filantropía por parte de la empresa tecnológica.

Jacquelline Fuller, directora de filantropía de Google, dice que la empresa analizó sus dádivas, incluidas becas que sumaron 115 millones de dólares el año pasado. Pero llegó a la conclusión de que tendría mayor impacto si financiaba proyectos de innovación tecnológica, en vez de proyectos existentes. Las donaciones incluyen la asesoría de expertos de Google.

"Estamos buscando cómo hacer un impacto que lleve a la transformación", expresó Fuller. Ello, no obstante, a veces implica correr el riesgo de que la nueva tecnología no funcione.

"Nosotros entendemos que hay cierto riesgo, teniendo la información necesaria", dijo Fuller. "En realidad hay poco dinero disponible que sea realmente arriesgado, hay pocos individuos que quieren correr el riesgo de invertir en tecnologías o innovaciones que podrían no funcionar".

La principal fuente de financiación para las organizaciones sin fines de lucro son los fondos estatales, que usualmente se otorgan con condiciones. Los donantes individuales otorgan abundantes fondos también, y las fundaciones comprenden el 14% de los fondos.

"Hay una nueva tendencia en la filantropía" que incluye a empresarios jóvenes que hicieron fortuna con empresas tecnológicas, dijo Bradford Smith, presidente del Foundation Center, una organización evaluadora de grupos benéficos. "Se está dando una confluencia de iniciativa, riesgo y tecnología como herramienta para el desarrollo social".

Google se enfocó en proyectos que puedan desarrollar nuevas tecnologías a fin de afilar proyectos más pequeños enfocados en el medio ambiente, la pobreza, la educación y la igualdad de género.

La empresa está otorgando cinco millones de dólares al World Wildlife Fund para desarrollar sensores que se puedan colocar en los animales a fin de detectar y prevenir el tráfico ilegal de especies en peligro de extinción. Otros tres millones de dólares van a un proyecto de la Smithsonian Institution para desarrollar métodos de análisis de ADN como herramienta para detener el tráfico ilegal de plantas o animales. El proyecto podría dar a seis países en desarrollo equipos de análisis de ADN que se podrán usar para enjuiciar a traficantes.

A fin de estimular la innovación, Google le está otorgando a Donorschoose.org cinco millones de dólares para crear 500 cursos de matemática, ciencia y tecnología en escuelas estadounidenses que se comprometan a aceptar minorías étnicas y niñas.

La agrupación GiveDirectly recibirá 2,4 millones de dólares para ampliar su modelo de transferencias de dinero a familias pobres en Kenia.

Otra agrupación, administrada por la actriz Geena Davis y que estudia cómo los medios de comunicación proyectan imágenes de hombres y las mujeres, usará una donación de 1,2 millones de dólares otorgada por Google para desarrollar un software que analiza cómo se presentan las imágenes de las mujeres en los medios de comunicación infantiles en el mundo entero, en vez de usar el proceso manual, que es lo que se acostumbraba.

"Hacer un estudio global se convirtió en algo demasiado costoso", declaró Davis, y añadió que el desarrollo de nuevas tecnologías parecía un deseo inalcanzable. "Parecía algo como de ciencia ficción, así que ni siquiera estábamos recaudando dinero para hacerlo".

Aunque ese monto es una inversión relativamente pequeña para una empresa tecnológica grande, representa una de las donaciones más grandes que haya recibido el Instituto Geena Davis para la Investigación de Género en los Medios de Comunicación.

Las inversiones en el campo de la innovación tecnológica tradicionalmente han sido pocas, pues los inversionistas tienden a evadir los riesgos y favorecer programas específicos.

Pero ha cobrado impulso la filantropía para iniciativas tecnológicas, sostiene Matt Bannick, gerente del Omidyar Network, una iniciativa lanzada por Pierre Omidyar, el fundador de eBay. Desde el 2004, la agrupación ha otorgado 310 millones de dólares a organizaciones sin fines de lucro, incluyendo la Sunlight Foundation y DonorsChoose.

Tener que buscar ideas tecnológicas nuevas, en vez de programas concretos, para invertir dinero, le da a la filantropía otra dimensión, sostiene Bannick.

"En vez de buscar a organizaciones que hagan un trabajo específico, buscamos gente emprendedora que tenga una idea innovadora, a la que podamos apoyar", dice Bannick.

Donantes que hicieron fortuna en el llamado "Valle del Silicio" - la zona de California donde se han creado varias empresas de cómputo e internet - le han puesto el ojo a grupos sin fines de lucro que tengan espíritu de innovación, pero incluso empresas más tradicionales también se han sumado a la nueva tendencia.

La Fundación John S. y James L. Knight, en Miami, se ha volcado a la innovación en los medios de comunicación. La Fundación Alfred P. Sloan, fundada en el 1934 por un ejecutivo de la General Motors, se concentra en la ciencia y la tecnología como bases para construir la prosperidad de una nación. Sloan fue uno de los primeros en dar financiación al proyecto de ADN emprendido por el Smithsonian.

Tales donantes apuestan a que su dinero dará fruto si se aplica a buenas ideas que sean implementadas por gente emprendedora.

"Si hubiese más dinero podría haber más grandes ideas", comentó Bannick.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.