Nuestro anhelo en estas elecciones

El pueblo dominicano, como históricamente lo ha hecho, asumirá un comportamiento cívico en las urnas
$!Nuestro anhelo en estas elecciones
En estas elecciones se escogerán nuevos alcaldes , regidores y directores departamentales

Este domingo, 16 de febrero, estamos emplazados a participar en elecciones municipales, como consecuencia de lo que estableció la modificación constitucional, desde 2010. Renovaremos los alcaldes, también los directores municipales, regidores y vocales, para que gobiernen en sus límites, por cuatro años. Algunos esperan que no haya una votación masiva, dadas algunas características de estas elecciones. Las mismas son, sin embargo, un evento de vital importancia para la vida institucional de la República Dominicana.

Estos comicios marcan el comienzo de una nueva etapa. Se inicia un nuevo ciclo histórico. Irrumpen en el escenario nuevos actores políticos. Urge la renovación de nuestros cuadros administrativos locales. Debemos de sustituir, o dejar en su sitio si se repostulan, a quienes han marcado la vida política en sus demarcaciones, durante un largo período.

Esta es la oportunidad para que la población pase balance. Evaluar la gestión de alcaldes que buscan relegirse y premiarlos o castigarlos sustituyéndolos, con nuestro voto. Podemos eliminar a quienes han sido deficientes y no han exhibido un correcto manejo de los recursos del Estado.

Los dominicanos acudimos, ahora, a las urnas, y al hacerlo asumimos un compromiso con nuestro país. Deseamos dar a los municipios y distritos municipales dirigentes y representantes nuevos que contribuyan a guiar la nación por los senderos del anhelado progreso social y económico.

De las autoridades responsables de la organización de este proceso, esperamos una conducta por obligación, apegada a las leyes, sin inclinarse de forma indebida hacia ninguno de los contendientes. Anhelamos que los partidos políticos no recurran a argucias y métodos extra electorales. Que actúen apegados a las normas democráticas. Porque de eso se trata.

Del partido que controla el Estado, todos deseamos que no recurra al uso de los recursos públicos puestos en sus manos, para retorcer la voluntad popular que se exprese en las urnas. La actuación del gobierno deberá contradecir el aluvión de denuncias negativas que le está cayendo encima en ese sentido.

Tengo la certeza de que el pueblo dominicano, como históricamente lo ha hecho, asumirá un comportamiento cívico en las urnas. Cumplirá con sus deberes, pero exigiendo con toda firmeza el respeto a nuestros derechos. Eso esperamos.

+ Leídas