Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Exigen someter agentes de la Policía que habrían matado al Peluquero de Santiago

Familiares, amigos y representantes de los derechos humanos protestaron frente al Palacio de Justicia bajo la consigna “todos somos Richard”

Bajo la consigna “todos somos Richard”, familiares y amigos del Peluquero, apresado por agentes de la Policía Nacional y quien murió después de estar detenido en un destacamento, montaron un piquete frente al Palacio de Justicia de Santiago exigiendo al Ministerio Público someter a la justicia a los responsables de ese crimen.

Explicaron que decidieron protestar debido a que ya pasó un mes del hecho y el órgano acusador no ha sometido a ningún agente por el homicidio de Richard Báez (el Peluquero), de 28 años.

"Ha pasado mucho tiempo y no hay nadie preso”, se quejó Yaritza Nicole Báez, hermana de la víctima.

El joven falleció el 4 de abril en el hospital regional universitario José María Cabral y Báez de Santiago, donde estaba recluido tras la agresión. El reporte de la autopsia indica que el Peluquero murió por “trauma contuso craneoencefálico", supuestamente ocasionado por agentes policiales. Por el deceso del joven se investigan a 14 miembros de la Policía.

Expandir imagen
Infografía
Richard Báez, mientras era trasladado por los propios agentes al hospital de Cienfuego desde donde fue trasladado al Cabral y Báez, también de Santiago. (FUENTE EXTERNA)

Yaritza Nicole asegura que ellos mismos han aportado pruebas contundentes que vinculan directamente a un agente de la uniformada solo identificado como Aquino.

Entre las evidencias citó un video donde se observa a su hermano ensangrentado, caminando junto a varios miembros de la Policía, cuando fue llevado a un centro hospitalario para curarle las heridas que le habrían ocasionado con los golpes mientras estaba detenido en el destacamento.

Santa Báez, madre de Richard, pidió a las autoridades que no haya impunidad en el presente caso y que caiga todo el peso de la ley en contra de todos los que intervinieron en la muerte de su hijo.

A la manifestación se integraron miembros de Participación Ciudadana y de la Comisión Nacional de Los Derechos Humanos, filial Santiago.

Las organizaciones de la sociedad civil hacen un llamado a las autoridades locales y nacionales, para que tomen medidas serias sobre las acciones que están llevando a cabo los miembros de la Policía Nacional con relación a los “centros de torturas” que se han instalado en los diferentes destacamentos de la ciudad de Santiago y del país.

Solicitan al presidente Luis Abinader que como comandante supremo de la Policía Nacional ponga un paro y que se haga cumplir los derechos fundamentales amparados en la Constitución.

Advirtieron que de ser necesario estarán denunciando estos abusos ante los organismos internacionales y apoderar la Corte Internacional de los Derechos Humanos.

De lo que se le acusó 

Según Santa Báez, madre de Richard, este se dedicaba a la peluquería, tenía una tienda y era prestamista. Dice que cuando fue detenido, en momentos que intentaba ingresar a su residencia en horas de la madrugada, el día 21 de marzo de este año, el oficial Aquino hizo creer que se le ocupó una pistola y que se le quitó más de 35 mil pesos, lo que su hijo exigía que se le devolviera cuando ya estaba detenido. 

Denunció que el capitán Aquino fue trasladado y trabaja de manera normal. “En la misma puerta de su casa, ellos cogieron, lo halaron, lo jamaquearon y empezaron a darle golpes, que buscara una tal pistola, mi hijo nunca ha portado arma de fuego (…) empezaron a darle golpes y lo bajaban, subieron más policías a buscar del arma de fuego y no encontraron nada, llamaron al capitán Aquino y cuando el capitán Aquino llegó, subió por el peatón y de allá bajó con una pistola en la mano. Entonces si los policías que estaban ahí buscaron y no encontraron ¿cómo viene aparecer una pistola después que él llega ( el capitán)”, denuncio su madre. 

Sostuvo que no pararon de pegarle hasta llegar al destacamente de Cienfuego, en Santiago Oeste, y que incluso lo inyectaron ya en el hospital para matarlo. Richard Baéz dejó en la orfandad tres hijos y su mujer está embarazada.

TEMAS -

Egresado en Comunicación Social de la Universidad O&M, tiene más de una década de ejercicio periodístico. Padre orgulloso de Lía y Eva.